Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un dirigente de Tierra Lliure acusa a la Crida de frenar el independentismo

Jaume Fernández Calvet, considerado como uno de los máximos dirigentes de Terra Lliure, condenado el pasado 10 de octubre por la Audiencia Nacional a seis años de prisión por un delito de asociación ilícita, aseguró ayer a este diario que está ya totalmente zanjada la crisis que se abrió en el seno de la organización a finales de 1982. Fernández Calvet criticó duramente a la Crida a la Solidaritat, organización radical catalanista a la que acusó de frenar el movimiento independentista."Asegurar que Terra Lliure es una ETA catalana es una simplificación inaceptable", añadió. Afirmó estar seguro de que, sin llegar a los niveles de aceptación de Herri Batasuna, Terra Lliure cuenta en Cataluña con un importante apoyo ciudadano que se solidariza con sus acciones. "Claro está que en el momento de la práctica es otra cosa diferente", afirmó.

Desde la prisión de Carabanchel, el independentista catalán examinó la actuación de la organización en estos últimos años y sus relaciones con los otros colectivos nacionalistas. La crisis de 1982 provocó, en marzo del año siguiente, la expulsión de Josep de Calasanz Serra, quien propugnaba frenar la actividad de la organización y hacer un replanteamiento para evitar un supuesto aislacionismo que amenazaba con convertir a Terra Lliure en una especie de GRAPO. Josep de Calasanz Serra (Cala) dirigía la organización desde el sur de Francia. En aquella ocasión fue expulsado también un grupo de militantes.

Fernández Calvet añadió que él mismo había sido objeto de una campaña de difamación por parte de este grupo de ex militantes. No descartó la posibilidad de que, dentro de esta "campaña de difarnación", se hubiera redactado un comunicado en el que se aseguraba que se le había dado de baja en la organización por haber explicado a la policía detalles de Terra Lliure, que permitieron la detención de otros militantes.

"Todo eso es falso y, si en el juicio oral negué mi miIitancia en Terra Lliure fue porque trataba de conseguir mi libertad y el primer objetivo de todo revolucionario es estar lo más pronto posible en la calle. A mi declaración ante el tribunal, al igual que al tribunal mismo, no le doy ningún valor", recalcó Fernández Calvet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de octubre de 1985