Túnez rompe relaciones con Libia tras acusar de terroristas a cuatro diplomáticos

El Gobierno tunecino rompió ayer sus relaciones diplomáticas con Libia tras ordenar la expulsión de cuatro funcionarios diplomáticos de esa nacionalidad por supuestas actividades terroristas, consistentes en el envío de cartas-bombas a periódicos.

La ruptura de lazos diplomáticos es la culminación de una etapa de degradación de las relaciones entre ambos países que comenzó el 5 de agosto pasado con la masiva expulsión de trabajadores tunecinos de Libia.La tensión entre ambos países alcanzó puntos peligrosos a principios de septiembre y el pasado lunes, cuando aviones de combate libios violaron el espacio aéreo tunecino. Ayer, la ruptura de relaciones pudo presagiarse poco antes de ser anunciada oficialmente al comunicar el Gobierno su decisión de expulsar a cuatro funcionarios de la representación diplomática libia en Túnez y cancelar los vuelos entre los dos países.

Coincidiendo con el duelo diplomático entre Libia y Túnez, el Gobierno francés ha enviado a Túnez al jefe del Estado Mayor de su Marina de guerra, almirante Yves Leenhardt, en lo que se supone, a juicio de observadores occidentales, "un paso efectivo y práctico" en el apoyo que viene prestando París al régimen de Habib Burgaiba.

El almirante Leenhardt es el primer alto jefe militar francés que acude a este país del Magreb desde que se iniciaron las desavenencias entre Trípoli y Túnez. La visita del almirante francés se producía escasos días de la que realizaran a este país el ministro de Asuntos Exteriores francés, Roland Dumas, y el secretario general del Partido Socialista Francés, Lionel Jospin, y es considerada como "una continuación de la presencia permanente" de Francia en Túnez, especialmente ante la amenaza libia.

A principios de septiembre visitó también Túnez el almirante James D. Watkins, jefe de operaciones navales de la Marina norteamericana, que dejó patente durante su estancia en ese país el apoyo y la solidaridad de Estados Unidos con Túnez.

Sin embargo, la presencia de este alto jefe militar en Túnez no intimidó al régimen de Trípoli que, coincidiendo con su llegada, violó el espacio aéreo tunecino.

Según Túnez, cuatro cazas libios, dos de los cuales eran Mirage F-1, violaron de nuevo el lunes pasado el espacio aéreo de su país, a la altura de la ciudad de Renada, en la frontera sudeste.

Túnez ha calificado este acto como "una provocación de Trípoli", en un momento en el que son ya 30.637 el número de trabajadores expulsados por Libia (39 lo fueron el pasado lunes). No obstante, el régimen de Habib Burguiba se muestra bastante seguro frente al hostigamiento libio y no oculta su confianza en el apoyo y la solidaridad de EE UU y Francia.

Lo mismo le ocurre con su vecino occidental, Argelia, de quien obtuvo el pasado 2 de agosto, en un viaje relámpago del presidente Chadli Benyedid a Túnez, similar apoyo. Ahora, el Gobierno de Túnez pretende responder a la ayuda argelina y será su primer ministro, Mohamed Masali, el que viaje a Argel, adonde llegará maflana sábado, en una visita que es interpretada como "una ofensiva diplomática tunecina para asegurarse aun más el apoyo de su vecino argelino" que, pese a no haberse pronunciado aún oficialmente en contra de Libia, desde un primer momentó montó un dispositivo operacional de ayuda a Túnez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de septiembre de 1985.

Lo más visto en...

Top 50