C. VALENCIANA

Una grave sequía amenaza a los regadíos principales de la provincia de Castellón

Los principales pantanos que configuran la cuenca del río Mijares, de la que se nutren de agua para el riego las zonas agrícolas más importantes de la provincia de Castellón, únicamente tienen en estos momentos 600.000 metros cúbicos de agua embalsada. Para hacerse una idea de la gravedad de esta situación basta decir que esos mismos pantanos, el pasado año, contaban en estas fechas con 10 millones de metros cúbicos.

La situación es realmente grave y el fantasma de la sequía amenaza de nuevo a amplias zonas de la provincia. El caudal de agua que lleva en estos momentos el río Mijares no supera los dos metros cúbicos por segundo, cuando su media se sitúa en siete. El pantano de Arenós, el de mayor volumen de la provincia, cuenta en estos momentos con 383.000 metros cúbicos de agua, lo que representa solamente el 0,29% de su capacidad.

La situación es más grave, si cabe, en referencia con los pozos de riego de la comarca de La Plana, donde se sitúa la capital de la provincia. Muchos de ellos están prácticamente agotados, y otros "no pueden funcionar las 24 horas seguidas pues llegarían a coger aire y quedarían secos", según una nota hecha pública por la comunidad de regantes del pantano de María Cristina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de septiembre de 1985.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50