Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía italiana solicitará nuevos datos de la metralleta, usada para asesinar a un Juez

Las autoridades judiciales y policiales italianas no reaccionaron ayer ante el anuncio de que el arma utilizada por el terrorista fascista Pier Luigi Concutelli para matar al magistrado Vittorio Occorsio, en el verano de 1976, procedía de la policía española. Se espera, no obstante, que a partir de mañana la policía italiana solicitará nuevamente datos sobre este caso al Ministerio del Interior español.

Fuentes policiales italianas, sin embargo, sospechan que no obtendrán demasiada información, ya que hasta ahora todas las peticiones de información realizadas desde Italia sobre las conexiones de los neofascistas italianos con la ultraderecha española han resultado infructuosas.Pier Luigi Concutelli, uno de los líderes de Ordine Nuovo, se halla recluido actualmente en la cárcel de Carihola Vicino, un centro penitenciario de alta seguridad construido hace muy poco tiempo junto a la ciudad de Nápoles, donde está cumpliendo la pena que le impuso un tribunal italiano en marzo de 1977, por el asesinato del magistrado Occorsio.

Concutelli, cuyas verdaderas conexiones con la ultraderecha y las tramas negras españolas aún no se conocen, dirigió el comando que mató al juez Occorsio en julio de 1976 cuando éste se encontraba en el interior de su automóvil y se disponía a ir al cementerio para colocar unas flores en la tumba de su padre, muerto 10 años antes. Concutelli fue el autor material del asesinato mientras otros cuatro terroristas le cubrían.

El ultraderechista Concutelli era el que llevaba la metralleta Ingram-Marietta, perteneciente a la Comisaría General de Información, dependiente del Ministerio del Interior. Un arma que, según los especialistas, es de difícil utilización por su pequeño tamaño y su potente retroceso.

Sin embargo, el terrorista logró dirigir 30 disparos contra el parabrisas del Fiat 124 del magistrado, que entonces se encargaba de investigar las tramas terroristas italianas. Varias balas destrozaron el cuerpo del juez que murió en el acto.

Escaso uso del arma

Un análisis balístico de los casquillos y los restos de las balas encontrados en el lugar del atentado permitió entonces a la policía italiana saber que el arma utilizada por los terroristas era de reciente fabricación y que antes del atentado apenas había sido utilizada.

Pier Luigi Concutelli fue detenido el 13 de febrero de 1977 mientras dormía en el interior de un piso de la Via del Foraggi, en Roma. La casa estaba repleta de propaganda fascista, armas y explosivos. Entre el material incautado por la policía a Concutelli estaba la metralleta Ingram-Marietta utilizada por el terrorista para asesinar a Occorsio.

Concutelli nació en Roma en 1944. A los 25 años fue detenido, por llevar armas de fuego. Un año más tarde fue detenido por otro delito, el de organizar una banda armada. A partir de ese momento, según la policía italiana, Concutelli entró a formar parte de Ordine Nuovo, organización de la llegó a ser uno de sus jefes y desde la que mantenía contactos con otros fascistas europeos.

En el sumario judicial abierto a raíz del asesinato del juez Occorsio se relaciona a Concutelli con sectores de la policía española de la transición y grupos anti-ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de agosto de 1985

Más información

  • El arma había sido muy poco utilizada