Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Comandos Autónomos amenazan a la Consejería de Interior del Gobierno vasco

Los Comandos Autónomos Anticapitalistas (CAA) han amenazado a los responsables de la Consejería de Interior del Gobierno vasco, a quienes atribuyen haber facilitado a la Guardia Civil la información que permitió la liberación de Ángel Carasusan. En una llamada telefónica efectuada a distintos medios informativos, los autónomos afirman que la detención en Lezo (Guipúzcoa) del comando que retenía a Ángel Carasusan ha sido consecuencia exclusiva "del chivateo llevado a cabo por el departamento de Interior del Gobierno vascongado, y, más en concreto, por los señores Retolaza y Galdós con el consentimiento de Ardanza, ya que es el responsable político de todo el Gabinete".Tras indicar que la localización del piso que ocupaba el comando fue efectuada por "personas que van de abertzales" y que trabajan para la Consejería de Interior del Ejecutivo vasco, los autónomos descalifican la nota hecha pública por el Gobierno Civil de Guipúzcoa en relación con la liberación de Ángel Carasusan. En esa nota, el Gobierno Civil de Guipúzcoa indicaba que la operación había sido fruto del seguimiento y la investigación ejercitada durante más de un año sobre uno de los miembros del comando. Los autónomos advierten a Luis María Retolaza y a Eli Galdós, consejero y viceconsejero, respectivamente, del departamento de Interior del Gobierno vasco que "en Euskalherría toda persona que colabora y vende a los luchadores se les considera chivatos y el pueblo vasco no olvida ni perdona a los chivatos. Roma", añade el comunicado de los autónomos, "no paga a los traidores".

La reacción de este grupo terrorista se produce un día después de que el diario Egin publicara la noticia según la cual el grupo Ekintza (Acción) de la Ertzantza (policía autónoma vasca) informó a la Guardia Civil de la localización del piso en el que se encontraba Ángel Carasusan. "La envergadura de la operación", apuntaba Egin, "y el temor a llevarla a cabo sin plenas garantías de éxito fue lo que llevó al grupo Ekintza a pasar la información a la Guardia Civil".

Artificieros de este cuerpo han desactivado, por otra parte, en el monte Jaizkíbel, próximo a San Sebastián, una potente bomba de cinco kilos de Goma 2 y siete de tornillos, colocada en noviembre último por el mismo comando de los CAA detenido en Lezo. El explosivo estaba bien conservado y dispuesto para atentar contra miembros de la Guardia Civil, según fuentes gubernativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de julio de 1985

Más información

  • Por colaborar en la liberación de Carasusan