Javier Godó, presidente del Salón del Automóvil, reclama ventajas fiscales para el sector

"En una época en que el ministro de Economía, Miguel Boyer, promueve medidas económicas para incrementar el consumo interno, el Gobierno debería introducir ventajas fiscales y medidas de reestructuración del sector para mejorar la situación de la industria del automóvil"`. Javier Godó, presidente del Salón del Automóvil, expresó así la preocupación de los industriales del sector frente a la fuerte caída del mercado interior.

La demanda de coches en España ha experimentado una caída desde 1977 hasta hoy de un 29%. Refiriéndose a la entrada en la CEE, Godó aseguró que la industria española del automóvil "se integrará de forma competitiva en la Comunidad Europea, como lo demuestra el incremento de nuestras exportaciones, que el pasado año absorbieron un 68% de la producción".La aplicación en la industria del automóvil de un tipo de impuesto sobre el valor añadido (IVA) del 30%, que, según el Gobierno, representará un ahorro del 16,18% sobre la imposición actual, ha sido valorada negativamente por la asociación empresarial ANFAC, que reclama "un mejor trato para evitar que prosiga el deterioro en curso". El presidente del salón asegura también que "ante la caída del mercado interno no se puede gravar aún más al automóvil, ya que esto perjudicaría a la exportación, factor que ha salvado a la industria durante estos años de crisis". Debido a ello y porque "el automóvil absorbe en España un 10% de la mano de obra, un 10% de la exportación y un 10% de la inversión, siendo la mayor industria del país y gozando de un alto nivel tecnológico", Godó cree que es necesaria la aplicación de "rebajas arancelarias" y de "un tipo de IVA con un tipo más reducido".El incremento de las exportaciones españolas, que han rebasado las de países esencialmente exportadores como Japón, no es, en opinión del presidente del certamen automovilístico, "un signo totalmente positivo", ya que viene fomentado por el descenso de la demanda interna. Así, los industriales del sector, afirma, "esperan que la Administración ponga en marcha medidas para reestructurar el sector y renovar un parque móvil que tiene una media de 10 años". A este respecto, Godó manifestó que la industria española del automóvil "adolece de un exceso de plantilla y de deudas financieras atrasadas". Junto con el aumento de las exportaciones, España ha registrado un fuerte incremento en la entrada de coches y piezas de importación. Este, en teoría, contrasentido, "es un reflejo de la realidad de una industria que tiende a simplificarse y a robotizarse, a producir en cada país uno o dos modelos que, luego, son exportados".

La polémica provocada en el sector ante la posibilidad de trasladar el Salón del Automóvil a Madrid no tiene, según el presidente del certamen, una base real. "El sector viene exponiendo desde 1904 en Barcelona y está totalmente implantado en la ciudad, por lo que su traslado sería difícil, costoso y fuera de contexto", afirma.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS