Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Declaraciones del monarca jordano

Las concesiones árabes no acaban de convencer a Washington

Las recientes concesiones árabes sobre Oriente Próximo no acaban de convencer a EE UU, a pesar de las buenas palabras de Reagan en su conferencia de prensa del viernes, de la necesidad de fomentar un diálogo entre las partes enfrentadas, ni a Israel de la de negociar con su eterno enemigo, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).Inasequibles al desaliento, los gobernantes árabes moderados peregrinan a Washington, donde se encuentra en estos días Taher Masri, ministro Jordano de Asuntos Exteriores, para preparar una posible vísita del rey Hussein. Sería el tercer jefe de Estado de Oriente Próximo en desplazarse este año a la capital federal, después del monarca saudí, Fahd, y del presidente egipcio, Mubarak.

El punto culminante de la ofensiva diplomática moderada fue el viaje a EE UU de Mubarak a comienzos de marzo. Antes de su partida, el líder egipcio anunció un hábil proyecto-síntesis de los diferentes planes de paz para la conflictiva región. Sus propuestas preveían el establecimiento de un diálogo entre Washington y una delegación jordano-palestina, paso previo a la apertura de negociaciones directas entre esta representación árabe e Israel, cuyas conclusiones serían posteriormente avaladas por una conferencia internacional patrocinada por la ONU y en la que participarían ambas superpotencias.

La oferta del rais de Egipto prolonga la fórmula de acción conjunta elaborada días antes por el rey Hussein de Jordania y Yasir Arafat, líder de la OLP, que implica una aceptación implícita de la polémica resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, hasta entonces rechazada por la resistencia palestina porque conlleva el derecho de Israel a disponer de fronteras seguras y reconocidas.

Masri se ha desplazado a Washington para intentar persuadir a la Administración norteamericana de la sincera aprobación por la resistencia de esta controvertida resolución de la ONU. "Está claro que la 242 ha sido aceptada (...) y todos sabemos lo que esto significa", declaró el jefe de la diplomacia jordana en una entrevista a la televisión estadounidense. Aludía con esta frase inacabada al reconocimiento implícito del Estado israelí no sólo por su país, sino por la OLP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de marzo de 1985