Entrevista:

Andrzej Wajda: "Aún somos testigos de crímenes ideológicos en nuestros días"

El director polaco presenta dos obras de Dostoievski en el V Festival de Teatro de Madrid

El director, polaco de cine y teatro Andrzej Wajda se encuentra en Madrid para asistir a la presentación de sus dos montajes teatrales, ambos basados en novelas de Dostoievski, que se presentan en el V Festival de Teatro de Madrid. "Dostoievski es un autor profético", dice. "En Crimen y castigo supo ver el trasfondo ideológico de una crónica policiaca. Desgraciadamente, nosotros somos testigos de crímenes ideológicos aún en nuestros días". Wajda sigue evitando en sus entrevistas hablar de la situación política de su país, donde vive y sigue trabajando. Al llegar a España había desaparecido su equipaje del avión. El mes que viene empezará a rodar una nueva película después de tres años de silencio.

Más información
Tres días para cada obra

Andrzej WaJda presenta en Madrid dos obras de Fedor Dostoievski, Crimen y castigo y Natasja Filipowna, una improvisación en base a la novela El idiota, del mismo autor. "He escogido a Dostoievski porque él es para mí un autor profético", afirma el director polaco. "La ideología de Dostoievski está concentrada en los diálogos que sostienen los protagonistas; por eso sus obras son tan teatrales. Es un escritor ruso que tiene tal conocimiento del alma humana, del alma eslava, que nos fascina. Sobre todo nosotros, los eslavos, estamos particularmente impresionados por la caricatura, esa visión desfigurada, desmesurada de la naturaleza humana".Pregunta. La elección de un autor profético, como llama a Dostoievski, ¿es una manera de comprender el presente a través de la profecía?

Respuesta. Es exactamente eso. Crimen y castigo es un buen ejemplo. Como sabe, el argumento está basado en una crónica policial. Una pequeña historia que pasé casi inadvertida en la crónica negra de sus días. Fue Dostoievski quien supo ver en esta historia un crimen cometido por razones de base ideológica. El crimen como experimento psicológico. No hay que olvidar que los crímenes realizados por el nazismo tuvieron una base ideológica. Hay una frase en ese sentido en el espectáculo cuando el juez comenta: "Es una suerte que usted haya matado sólo a esas dos viejas". Y esa es una frase de Dostoievski. Los nazis han matado a millones de personas y desgraciadamente nosotros somos testigos, aún en nuestra época, de crímenes ideológicos.

P. En la obra Nastasja Filipowna, una improvisación en base a la novela El idiota, ¿que aspectos de la novela ha concentrado para esta adaptación?

R. Ninguno de los que ha intentado hacer la adaptación de una gran novela al teatro lo ha logrado satisfactoriamente. Si se trata de poner en escena la intriga de toda la novela de Dostoievski, se pierde lo esencial, porque entonces se puede caer en un espectáculo costumbrista con anécdotas de la vida cotidiana o se hace un espectáculo de tema policiaco. Dostoievski usa ambos aspectos como punto de partida para llegar mucho más lejos en la penetración psicológica. Si uno toma entonces un tema de Dostoievski, hay que ser verdaderamente cruel con la novela. De escoger un fragmento de la novela y representarlo en su totalidad, aparece el verdadero Dostoievski en el escenario. Nastasja Filipowna está basada en las últimas dos páginas de El idiota, una obra de 400 páginas. Pero a partir de los elementos que se presentan en estas dos últimas páginas se extrae lo esencial de la obra.

El espectáculo Nastasja Filipowna nace en Cracovia de 37 ensayos con público, realizado desde un principio con los dos actores que veremos aquí en Madrid. En ellos hemos tratado de reconstruir otras escenas de la novela. Finalmente decidimos concentarnos en la escena final, a pesar de que los actores se habían aprendido prácticamente todos los diálogos de la novela. A partir de este conocimiento total de la obra los actores elaboran en escena una improvisación en cada función.

El texto

P. Teniendo en cuenta que ambos espectáculos se presentarán en polaco en Madrid, ¿que importancia tiene el texto en cada uno de ellos?R. Esa es una pregunta que me hago yo también, y una de las razones por las que estoy en Madrid. Crimen y castigo se representa aquí por primera vez fuera de Polonia. Habrá un programa con todo el texto en castellano para esta obra. Su trasfondo ideológico decansa en gran parte en el desarrollo del razonamiento del protagonista. Tengo mucho miedo de lo que sucederá con esta obra aquí. Nastasja Filipowna es otra cosa, nunca se hace con el texto traducido porque es improvisado permanentemente. Lo que recibe el público es la tensión que mantienen entre sí los actores. En Roma, por ejemplo, actuaron media hora y se dieron cuenta de que habían empezado mal. Se detuvieron y volvieron aempezar. Depende mucho del primer impulso, media hora antes de que empiece el espectáculo ellos ya están trabajando, y cuando el público entra, ellos ya están en la obra. Nunca se ha necesitado traducción.

P. ¿De qué manera comparte su actividad como cineasta y hombre de teatro?

R. Cuando hago teatro me olvido del cineasta. No conozco al WaJda director de cine. No puedo mezclar ambas actividades porque son dos mundos diferentes. El teatro permite un trabajo de mayor profundidad. Lo que me gusta del teatro es que desaparece cada día y queda en la memoria de la gente que lo ha visto. El problema del cine es que el filme sigue existiendo, aunque a veces también se pierde.

P. ¿Qué circunstancias han favorecido el que vuelva a filmar en Polonia despues de tres años en que no lo ha hecho?

R. Entregué en 1982 un guión sobre Janusz Korchak, un médico y maestro de escuela judío durante la II Guerra Mundial, que, es asesinado junto con sus alumnos. En su momento no obtuvo respuesta afirmativa, pero ahora finalmente lo han hecho y haremos una coproducción con una empresa norteamericana. Hubo que esperar que la parte polaca diera el sí, porque el rodaje se hará en Varsovia. El protagonista será Richard Dreyfuss. Mientras tanto, empezaré en abril otra película, una producción polaca basada en una novela de Tadeusz Konwicki.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS