Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuerte protesta social contra la política economica del Gobierno argentino

Una huelga general, convocada por las dos centrales obreras regionales y los sindicatos independientes, paralizó el martes a la provincia argentina de Córdoba. Obreros y empleados abandonaron sus tareas desde la mañana para adherirse a la manifestación que se dirigió a la sede del gobierno provincial, donde los dirigentes sindicales entregaron un documento que critica severamente a la Administración radical. Cuando se iniciaba ya la disolución pacífica de los casi 15.000 manifestantes, la policía reprimió con granadas lacrimógenas y disparos al aire a un sector que atacó con piedras el edificio de la Casa de Gobierno. Los partes oficiales no registraron heridos de gravedad.

Los líderes gremiales de orientación peronista, que acaban de ser elegidos tras la normalización de los sindicatos, se vieron sorprendidos por el alto índice de acatamiento a la huelga y de participación en la marcha de protesta. La manifestación en Córdoba, a la que debe considerarse como la primera masiva y organizada en contra de la política económica del Gobierno desde que, en diciembre de 1983, asumiera la Presidencia Raúl Alfonsín, es indicativa de la gravísima situación social que se oculta bajo la aparente calma política que es tradicional en Argentina durante los meses de verano.

Por su parte, la poderosa Confederación General de Trabajadores (CGT) dio a conocer en Buenos Aires un documento en el que rechazó los porcentajes de aumentos salariales otorgados por el Gobierno para el mes de enero, por considerar que el 14% general y el 6% de recuperación frente a la inflación son "discriminatorios, confusos e insuficientes". La posición de la CGT no afecta por ahora a la llamada "concertación social" propuesta por el Gobierno a todos los sectores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1985