Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los acuerdos entre Mario Fernández y Tomás de la Quadra sobre transferencias facilitan el pacto en Euskadi

Las posibilidades de que el PNV y el PSOE alcancen un pacto político antes del día 16, fecha prevista para la investidura de José Antonio Ardanza como nuevo lendakari, se han incrementado notablemente tras el acuerdo sobre transferencias alcanzado el viernes último por el ministro de Administración Territorial, Tomás de la Quadra, y el vicepresidente del Gobierno vasco en funciones, Mario Fernández. El desbloqueo autonómico, resultado de las negociaciones iniciadas el pasado 26 de noviembre, permitirá transferir en fechas próximas a la comunidad autónoma un total de 14 materias pendientes.

Buena parte de estas transferencias figuraban en el programa negociador que Tomás de la Quadra presentó a Mario Fernández en San Sebastián en junio de este año. Aquella entrevista echó por tierra las expectativas de un rápido desbloqueo autonómico y deterioró aún más las relaciones existentes entre ambos Gobiernos.El obstáculo que impidió entonces el acuerdo -las diferentes valoraciones de las transferencias, esto es, las inversiones que acompañan a cada servicio -, ha sido ahora superado, según fuentes vascas.

Tomás de la Quadra manifestó anoche a EL PAÍS que "el acuerdo de principio con los representantes vascos permitirá tramitar a la comisión mixta, para su elevación a Consejo de Ministros, los acuerdos adoptados con anterioridad que estaban pendientes. También permitirá aprobar nuevos acuerdos en materia de universidades, industrias agrarias, fraudes, insalud, etcétera". "El acuerdo", añadió el ministro, "implica la determinación, al discutirse cada año el cupo, de la carga asumida por el País Vasco y de su contribución a las cargas generales del Estado, teniendo en cuenta la totalidad de las competencas de uno y otro que se derivan de la Constitución y del Estatuto". De ello se deduce que la valoración precisade las transferencias ha quedado pospuesta hasta que se haga efectiva en la comisión de cupo.Nueva reunión

Preguntado sobre el hecho de que el Gobierno central esté negociando con un Gobierno en funciones, De la Quadra explicó que Mario Fernández, además de contar con representatividad legal como presidente de la delegación vasca en la comisión mixta, "ha actuado por encargo de José Antonio Ardanza", candidato a nuevo lendakari en sustitución de Carlos Garaikoetxea, quien cesó en el cargo por el conflicto interno del PNV.

Mario Fernández y Tomás de la Quadra celebrarán en fechas próximas una nueva entrevista para perfilar el texto del acuerdo que será presentado a los medios informativos antes de que se publiquen los correspondientes decretos leyes.

Además de las transferencias en materia de universidad y los expedientes de regulación de empleo, se encuentran en ese mismo paquete para traspasar próximamente las de medio ambiente, agricultura, viviendas rurales, cámaras de comercio y protección de menores.El vicelendakari en funciones indicó ayer a EL PAÍS que estas transferencias suponen un avance muy importante en el proceso de desarrollo autonómico. El traspaso del Instituto Nacional de la Salud (Insalud) y del Instituto de Servicios Sociales (Inserso), que constituyen las materias más importantes de la última fase de transferencias, ha quedado pospuesto a las negociaciones que se abrirán previsiblemente tras la investidura de José Antonio Ardanza como presidente vasco.

"Tengo que creer que el desbloqueo autonómico habría sido igualmente posible aunque no existieran en este momento las expectativas del pacto entre el partido socialista y el PNV", manifestó Mario Fernández. Una opinión que no contradice la evidencia de que el Gobierno central y el futuro Gobierno vasco poseen en estos momentos una voluntad política de la que carecían hace sólo unos meses.

El candidato a lendakari, José Antonio Ardanza, necesita un triunfo político para legitimarse moralmente ante las bases de su propio partido y ante el pueblo vasco como presidente del Gobierno. "Cuando hay voluntad política", dijo ayer Mario FerInández, "siempre es posible subsanar los problemas técnicos".El PNV y el PSOE están encontrando grandes dificultades técnicas en la negociación de un posible pacto de legislatura, entre otras razones porque no existe en España el antecedente inmediato de un pacto de estas características que no haya implicado un Gobierno de coalición. El terrorismo y la reconversión industrial constituyen otros apartados del acuerdo. Los interlocutores nacionalistas pretenden que la política de reconversión industrial recoja la especificidad de la situación económica en Euskadi, algo que puedetraducirse por un mayor apoyo financiero estatal a la reindustrialización y que incluye, al parecer, la posibilidad de un pacto sindical que permita aplicar el programa de reconversión.Política antiterrorista

El PSOE concede al problema de la violencia una especial importancia y exige al Gobierno vasco el cese de las declaraciones y actuaciones que han interferido la política antiterrorista en la pasada legislatura. Plantea, además, la posibilidad de un acuerdo entre todas las fuerzas vascas, descartando la posibilidad de una negociación política con ETA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 1985

Más información

  • El ministro afirma que el 'vicelendakari' negoció por encargo de José Antonio Ardanza