Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

'El exilio interior'

Pese a mi natural aversión a escribir cartas (ni a un director de diario ni siquiera a mis amigos más queridos), le envío la presente movido por una indignación que para calmarse profundamente tiene que hacerse pública. Quiero denunciar la nefasta alianza de desmemoria e ignorancia que ha hecho que una novela como El exilio interior, de Miguel Salabert, continúe aún hoy exiliada del panorama cultural de nuestro país. El exilio interior, editada en 1961 en Francia, ha sido traducida en Estados Unidos, Reino Unido, Rumania, Hungría y más recientemente Grecia, y fue acogida con elogios por autores de la talla de Alejo Carpentier, Ramón J. Sender o Maurice Nadeau, aunque, por razones obvias entonces (se trata, entre otras cosas, de un furioso y brillante alegato contra el franquismo), no fue editada en España. Sin embargo, Salabert acuñó un título que ha tomado camino propio hasta convertirse en frase de uso corriente. Incluso Adolfo Suárez utilizó la expresión "el exilio interior" en el Parlamento. En estos últimos días, y especialmente con, motivo del fallecimiento de Vicente Aleixandre, varios artículos aparecidos en su diario han hecho uso de dicha expresión, algunos incluso como título. Y aquí es donde vienen la desmemoria y la ignorancia, porque es obvio que no tiene que citarse la fuente de una frase siempre que se cite dicha frase, pero lo que resulta indignante es que, como en el caso de los mencionados artículos (caso que no es el primero que leo, pero que por lo reiterado ha conseguido por fin molestarme) no se cite nunca. Algunos quizá no harán referencia a la novela de Salabert por ignorancia -lamentable en la sección de cultura de un diario del prestigio de EL PAIS-, otros por desmemoria o dejación, pues, me consta personalmente, algunos de los autores de los citados artículos conocen de sobra la existencia de la novela EL exilio interior. En cualquier caso, ese inexplicable olvido de la citada novela no hace más que reforzarse con la nube de silencio que la envuelve. El exilio interior sigue, más de 20 años después, sin ser editada en España y con ello queda fuera del alcance del lector español un libro que tendría que tenerle a él más que a nadie por destinatario y que es una de las más apasionantes expresiones de lo que ha sido la historia reciente de nuestro país.- . Periodista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de diciembre de 1984