Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mitterrand y Asad discrepan sobre los problemas de Oriente Próximo

Las alocuciones pronunciadas en la noche del lunes por los jefes de Estado de Siria, Hafez el Asad, y de Francia, François Mitterrand, al término de una cena ofrecida en la primera jornada de la visita oficial del presidente galo a Damasco, han puesto en evidencia algunas divergencias de forma y de fondo que separan las posiciones de ambos países respecto a los problemas de Oriente Próximo.

Asad aseguró que "no se puede acusar, como a menudo se hace, a los resistentes nacionales de practicar el terrorismo cuando recurren a un derecho. legítimo..., y es el derecho de nuestro pueblo árabe en el territorio libanés ocupado por Israel, en Cisjordania, en la banda de Gaza y en el Golán resistir por todos los medios a los agresores". Asad afirmó categóricamente que "no se puede conseguir de ninguna manera la paz mientras que una parte de los territorios árabes esté ocupada".

Mitterrand, por su parte, reconoció "el papel determinante" de Siria en la región, pero en la enumeración de los principales problemas de Oriente Próximo citó en primer lugar la guerra Irán-Irak, que ni siquiera fue citada por el presidente sirio.

Asad repitió su propuesta de una conferencia internacional sobre Oriente Próximo, a la que Mitterrand se mostró en principio favorable, pero advirtió que antes es necesario reunir parcialmente las condiciones del éxito".

El presidente sirio, en un intento de contrarrestar la influencia de Estados Unidos en la región, exhortó a Europa a desarrollar un papel más activo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 1984