Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

El abogado de José María García pide al juez que persiga penalmente a Pablo Porta

El abogado del periodista José María García, Manuel Jiménez de Parga solicitó ayer al juez de primera instancia número 3 de Madrid que ordene la persecución por la vía penal del Presidente de la Federación Española de Fútbol, Pablo Porta, como presunto autor de un delito de malversación de caudales públicos.La petición se produjo durante la vista de la demanda de carácter civil que Pablo Porta había presentado contra el periodista a raiz de la emisión en el programa de TVE Si yo fuera presidente de un video aportado y comentado por García en el que se veía, entre otras cosas, al chófer de Porta llevando a la esposa del presidente a la peluquería y paseando a su perro Oscar.

La solicitud está basada en las declaraciones del chófer y secretaria particular de Porta, Vicente Peñalver y Nieves Huete, respectivamente, realizadas en el período de prueba de la demanda. Ambos afirmaron cobrar de la Federación Catalana de Fútbol y estar al servicio personal de Porta y su familia. Peñalver dijo estar al servicio de la familia Porta desde 1965, cobrando anualmente 16 pagas de 90.000 pesetas de la Federación. Huete precisó ser auxiliar administrativo de la Federación Catalana, aunque su trabajo consiste en ser secretaria particular en el despacho de abogado de Porta.

En caso de que fuera aceptada la solicitud del abogado de José María García, el juez paralizaría el trámite de dictar sentencia en la vía civil, ya que la vía penal es prioritaria, y ordenaría de oficio deducir testimonio para que se investigara el supuesto delito.

El abogado de Porta, Javier Sáenz de Pipaón, que pide en la demanda una indemnización de 10 millones de pesetas que estarían dedicados a las necesidades de la Federación, afirmó que García no había respetado el límite que el derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen impone a la libertad de expresión.

Sáenz de Pipaón consideró que los términos y el tono utilizados por José María García son incompatibles con el ejercicio del derecho de crítica y la libertad de expresión, y cita como ejemplos el que asignara al perro de Porta el apellido de su amo o el que llamara reiteradamente al presidente de la Federación, Pablo, Pablito, Pablete.

El abogado de Porta estimó que la condición de hombre público de su representado no puede extenderse a su entorno familiar, a lo que el defensor de García señaló que el periodista únicamente trataba de denunciar las irregularidades cometidas por Porta en el uso de los fondos de la Federación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de noviembre de 1984

Más información

  • El periodista le acusa de malversación de fondos