Con el retorno a España de la escritora María Zambrano finaliza el exilio español de 1939

La autora malagueña tiene previsto su viaje a primeras horas de esta tarde

A primeras horas de esta tarde tiene anunciada su llegada a Madrid, tras 45 años de exilio, la escritora María Zambrano, en vuelo procedente de Ginebra, donde reside desde 1980. Un famillar de la escritora ha declarado que es posible la suspensión del viaje a causa de la delicada salud y avanzada edad de la escritora. Malagueña, de Vélez-Málaga, María Zambrano, de 80 años de edad, nació en 1904 y salió de España en 1939. Entre ambas fechas están sus años de formación y gestación de un original pensamiento, que vio la luz casi enteramente fuera de España. Con ella retorna la última gran personalidad intelectual del exilio de 1939.

Más información
La razón poética

María Zambrano, que en unas recientes declaraciones afirmó que sigue siendo fiel a la República, vuelve a España con expreso deseo de no tener a su llegada ningún tipo de recibimiento oficial, salvo el de Jaime Salinas, director general del Libro, a título personal.Jaime Salinas ha sido una de las pocas personas a las que María Zambrano comunicó que tenía casa en Madrid y que había decidido volver a España. Con anterioridad, la escritora se había manifestado reticente ante las llamadas para que regresara, que calificó de "contradictorias". En 1981, cuando se le concedió el Premio Príncipe de Asturias, las versiones sobre su traslado arreciaron, pero a causa de su delicada salud María Zambrano no pudo venir a recoger el galardón.

La filósofa y ensayista fijará su residencia en Madrid. Un miembro de su familia, Rafael Tomero, ha declarado, a la agencia Efe en Ginebra que la decisión de efectuar el viaje se tomará en la mañana de hoy -lo que ratificó por teléfono a Radio El País la propia escritora, quien ayer no se sentía con ánimos para hacer declaraciones- y, caso de que se produzca retraso, éste sería corto: "Se trata", dijo Tomero, "de un regreso definitivo e inmediato". A primera hora de la noche María Zambrano declaró a éste periódico, desde su domicilio en Suiza, que no era seguro su regreso hoy a Madrid toda vez que ayer sufrió algunos mareos. Indicó que no descartaba la posibilidad de bajarse en el avión en el último minuto, y se negó a hacer ninguna predicción, pues -dijo- "no puedo hacerlas sobre algo que desconozco"-. Hace unos meses María Zambrano tuvo que someterse a dos intervenciones quirúrgicas en los ojos, en los que padecía cataratas.

Última gran exiliada

María Zambrano ha residido durante los últimos cuatro años en las cercanías de la ciudad suiza de Ginebra y en los años precedentes vivió en una casa de campo de la región francesa del Jura, donde escribió su famoso libro Claros del bosque. Con anterioridad, y desde su exilio del 39, la escritora residió en diversos países americanos de habla española, entre ellos Cuba, .México y Puerto Rico, así como en París, Nueva York e Italia.La decisión de volver a España, pese a sus reticencias, la tomó María Zambrano hace varios años, informan personas de su entorno familiar, pero hasta ahora el viaje había sido siempre aplazado, lo que ha terminado por convertir a la escritora malagueña en la última gran personalidad intelectual del exilio español de 1939 que aún no ha vuelto a su país.

Según informaron personas cercanas a María Zambrano, la escritora se encontraba ayer "bastante nerviosa ante el choque emocional que para ella supone su traslado definitivo a su país, con el que nunca perdió contacto, ya que a veces habla por teléfono con sus discípulos durante horas enteras, permanece siempre activa y recibe visitas de personas con las que suele hablar largamente de su obra".

María Zambrano nació en la localidad malagueña de Vélez-Málaga, el 25 de abril de 1904. Hoy es hija predilecta de su ciudad natal y una calle lleva allí su nombre. Se doctoró en Filosofía en la universidad Central de Madrid, donde tuvo como profesores a García Morente, Ortega y Gasset y Xabier Zubiri. Sus primeros ensayos aparecieron en la Revista de Occidente, que dirigía Ortega y Gasset, de quien María Zambrano es, en expresión de J. L. Aranguren, una heterodoxa discípula.

Pensamiento y poesía

Colaboró en otras revistas españolas, como Cruz y raya, y dio clases, como profesora ayudante, en la facultad de Filosofía y Letras de la universidad de Madrid y en el Instituto Escuela, donde se mantenían vivas entonces las tradiciones pedagógicas de la Institución Libre de Enseñanza. En 1930 publicó María Zambrano su primer libro, Horizonte del liberalismo, y en 1939, Pensamiento y poesía en la vida española y Filosofía y poesía, que ya configuran el pensamiento de la madurez. En 1936 la escritora se casó con el historiador Alfonso Rodríguez Aldave. La guerra civil cogió a María Zambrano en Chile. En 1937 regresé a España y vivió en Madrid, Valencia y Barcelona, hasta febrero de 1939.Los libros donde el pensamiento de María Zambrano queda fijado son escritos en el exilio y editados fuera de España: El pensamiento vivo de Séneca es de 1944; La agonía de Europa se editó en 1945; Hacia un saber sobre el alma es de 1950; El hombre y lo divino, de 1955; Persona y democracia, de 1959; La España de Galdós, de 1960; España, sueño y verdad y El sueño creador, de 1965, y La tumba de Antígona, de 1967. En 1971, en su exilio del Jura, publicó dos de sus libros fundamentales: Los intelectuales en el drama de España y Claros del bosque.

A raíz de la concesión del Premio Príncipe de Asturias de 1981, la escritora dijo:"¿Volver a España? Es terrible volver después de tanto tiempo. Yo siento la llamada. Yo quiero ir. Pero no quiero tirarme por la ventana. Hay algo que se resiste".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS