Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Los médicos exculpan a la droga antirrechazo

El doctor Leonard Bailey no confirmó ayer que las dosis de la droga Ciclosporyne A recibidas por Baby Fae para que su organismo superara el rechazo del corazón del mandril hayan sido la causa directa de su muerte. El cirujano afirmó que el desenlace se ha debido a una combinación de factores y no sólo a la utilización de la citada medicina, que en los últimos años ha supuesto una revolución en el mundo de los transplantes. Hasta ahora las drogas suministradas para evitar el rechazo acaban con todo el sistema inmunológico, incluyendo las células que producen los anticuerpos. La Cyclosporine ataca únicamente a las células que rechazan el tejido trasplantado, dejando sólo las protecciones para que el sistema inmunológico del paciente pueda funcionar normalmente.Bailey admitió que el equipo que había realizado el trasplante estaba optimista hasta el jueves, porque creía que Baby Fae había superado ya un "leve episodio de rechazo". Se había hablado de que otro corazón de mandril o de otro bebé estaban preparados para realizar una segunda operación. El súbito empeoramiento de la niña descartó esta posibilidad.

Su muerte ha provocado un impacto emocional, en EE UU. La polémica científica y ética iniciada cuando Baby Fae comenzó a vivir con el corazón de un mandril se va a desatar a partir de ahora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1984