Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conmoción en el mundo por el asesinato de la primera ministra india

El asesinato de Indira Gandhi por miembros de su guardia sumerge a la India en la mayor crisis política de su historia

La primera ministra de la India, Indira Gandhi, de 66 años de edad, fue asesinada ayer por tres miembros de su guardia personal, de religión sij. La mujer que durante más de 15 años dirigió los destinos de su país recibió a las 9,30 horas (cinco de la madrugada, hora peninsular española) cuatro disparos en el estómago y tres en el pecho en la puerta de su casa. Decenas de miles de personas se echaron a la calle en las principales ciudades del país, dando lugar a numerosos enfrentamientos entre sijs e hindúes. La pérdida de Indira Gandhi sumerge a la democracia más populosa del mundo en la peor crisis política de sus 37 años de independencia.

MÁS INFORMACIÓN

Una persona que se declaró practicante de la religión sij, cuyos seguidores más extremistas se han enfrentado al Gobierno en demanda de la independencia para el Estado de Punjab, se responsabilizó del asesinato a las 12,30 horas en una llamada telefónica a la delegación en Nueva Delhi de la agencia norteamericana Asociated Press. El interlocutor anónimo dijo textualmente: "Nos hemos vengado. ¡Viva la religión sij!".El Gobierno indio y el Partido del Congreso (I) se reunieron inmediatamente para designar a Rajiv Gandhi, de 39 años, hijo de la estadista asesinada, como nuevo primer ministro.

Rajiv, uno de los secretarios generales del partido gubernamental estaba siendo formado desde hacía cuatro años por su madre para optar algún día a la jefatura del Gobierno. Según los expertos, goza del suficiente pedigrí, pero carece de experiencia política.

El nuevo primer ministro de la India aceptó a regañadientes abandonar su profesión de piloto de líneas aéreas para dedicarse a la política.

Portavoces oficiales confirmaron que fueron tres los hombres que dispararon contra la primera ministra, dos de ellos armados con pistolas y otro con un subfusil. Indira Gandhi fue trasladada inmediatamente al hospital, pero murió sobre la mesa de operaciones Fuentes oficiales afirmaron que dos de los agresores fueron muertos por disparos de otros miembros del servicio de seguridad de Gandhi, mientras que el tercero fue detenido.

Miembros de la guardia de la primera ministra aseguraron que uno de los asesinos de Gandhi es el inspector adjunto Beant Singli, uno de sus más fieles guardaespaldas. Según las núsínas fuentes, los guardias dispararon contra Gandhi cuando ésta terminaba de grabar una secuencia con el actor y director británico Peter Ustinov piara su serie Peter Ustinov' People. Algunos testigos de los hechos, citados por la agencia Francé Presse, aseguran que Ustinov llegó a grabar el asesinato.

Los 24.000 policía responsables de la seguridad en Nueva Delhi y las tropas acantonadas en el Estado de Puríjab y en la frontera con Pakistán fueron puestos en estado de alerta. Fuentes oficiales indias han acusado reiteradamente al Gobierno paquistaní de armar y proteger a los independentistas sijs que combaten al Gobierno de Nueva Delhi, acusación que Islarnabad ha negado. Las autoridades de Pakistán proclamaron ayer tres días de luto en el país por el asesinato de la jefa del Gobierno vecino.

Dulces para celebrarlo

En la ciudad de Patiala, en el Estado de Punjab, alrededor de 50 estudiantes sijs distribuyeron dulces para celebrar la muerte de la. mujer que hace cuatro meses ordenó al Ejército indio ocupar el Templo Dorado de Amritsar, lugar santo de los sijs, para reprimir a los grupos extremistas que exigían un Estado independiente. Alrededor de un millar de personas murió en la batalla del 6 de noviembre.

En Amritsiar, cinco destacados sacerdotes sijs pronunciaron ayer un discurso en el que condenaron el asesinato y pidieron a la población que mantenga la calma.

La agencia de noticias india PTI anunció que el funeral de Indira Gandhi, al que se espera la asistencia de numerosos jefes de Estado y de Gobierno, tendrá lugar el próximo sábado, y que el duelo nacional por la desaparición de la hija de Jawaharlal Nchru durará 12 días.

La policía formó durante todo el día de ayer un fuerte cordón en torno al hospital en el que murió Indira Gandhi para contener a las decenas de miles de personas que se habían amontonado allí desde poco después de conocerse la noticia.

En el último período de su mandato, iniciado en 1980, Indira Gandhi tuvo que enfrentarse a serios problemas, no sólo en Purijab, sino en Jamu y Cachemira, un Estado mayoritariarnente musulmán en la frontera con Pakistán, y en el Estado de Tamil Nadu, cuyos habitantes exigen autonomía al Gobierno central.

Un alto funcionario indio comentó ayer a la agencia Reuter que la India "se encuentra al borde del precipicio", y consideró que la muerte de Indira Gandhi "puede empujarla hacia él". La misma fuente- añadió que Indira Gandhi tenía muchos enemigos, por la firmeza con que dirigía determinados temas y su rechazo a aceptar consejos; pero nadie le discutía su política para mantener unida a la India.

La población de varias ciudades se lanzó durante el día de ayer a las calles en señal espontánea de duelo por la muerte de su primera ministra. En Bombay, Calcuta, Madrás y otras ciudades importantes los comerciantes cerraron sus tiendas y la muchedumbre ocupó las calles gritando: "¡Viva Gandhi!".

En Nueva Delhi, grupos de hindúes quemaron varios coches sijs, y seguidores de ambas religiones se enfrentaron en una batalla campal en un barrio de la ciudad. El cadáver mutilado de una persona fue descubierto en las afueras de la capitaL En Calcuta, manifestantes de la religión mayoritaria de la India asaltaron un templo sij. Como medida de precaución, el gobernador de Nueva Delhi promulgó ayer un decreto por el que se prohíben las reuniones de más de cinco personas.

Indira Gandhi demostró su clara superioridad sobre sus rivales políticos cuando en 1978 formó su propio grupo político, el Partido del Congreso (I), y recuperó el poder sólo tres años después de haberlo perdido en unas elecciones generales.

Amenaza de desmembramiento

Los analistas pronostican que el conflicto con los 12 millones de sijs será el principal problema que Indira Gandhi deja en herencia a su hijo. La secta sij fue fundada por pacifistas en el siglo XV, pero fue transformada en una religión activa hace 300 años. En sus últimos discursos, la primera ministra asesinada advirtió que la India está sometida a la amenaza de desmembramiento por fuerzas externas e internas y que el Partido del Congreso (I) era el único que podía conciliar las diferencias lingüísticas, étnicas y religiosas que dividen al país.

La totalidad de los dirigentes políticos indios condenaron duramente el atentado. Jagjivan Rarn, líder del partido de oposición Janata, lo ocalificó de "catástrofe nacional".

Charangh Singh, antiguo primer ministro y líder de un nuevo partido de oposición, dijo que la muerte de Indira Gandhi "supone un profundo pesar para todos nosotros". Un alto dirigente del partido comunista declaró que "se trata de la mayor tragedia que podría habernos ocurrido a todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de noviembre de 1984

Más información

  • Una llamada anónima reivindica el crimen en nombre de los sijs, secta religiosa enfrentada al Gobierno