Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Maravall y el reto de la fantasía

El día 6 de octubre, el ministro Maravall, en la clausura de las Jornadas sobre Educación Compensatoria, hizo una defensa de la política educativa de su ministerio. Dijo que el Gobierno tenía tres retos, uno de ellos es la reforma de métodos y pedagogía para mejorar la calidad de la enseñanza. Asimismo recalcó que la LODE garantizaba esa mejora.Varios años llevamos en la enseñanza secundaria y hemos sufrido unos cuantos ministros de Educación, pero muchos tenaces defensores de la enseñanza pública habíamos depositado nuestra fe en el señor Maravall. Pero tampoco. A todo su departamento se le agranda la boca con las mismas palabras: calidad de enseñanza. Sin embargo, desconocen qué se cuece, o bien dicen una cosa y hacen otra. He aquí la prueba: hablan de la posibilidad de un segundo idioma en BUP; hecho concreto, en el I.B. Barrio de La Elipa niegan un profesor de inglés para impartir el idioma obligatorio. Anuncian a bombo y platillo que el curso en enseñanza media comenzará el 24 de septiembre; nos apostamos con el señor Maravall unos cuantos votos a que en Madrid más del 80% de los institutos no comenzaron ese día, y algunos, como el nuestro, no ha empezado hasta el día 10 de octubre por culpa exclusiva de la inspección, que prefiere comenzar el curso dos o tres semanas más tarde antes que- enviar un profesor más, y sesudamente nos aconseja impartir clases con 42 alumnos o más.

Y un último caso a propósito de la palabra mágica. ¿Cómo se puede hablar de calidad de la enseñanza permitiendo que profesores de BUP impartan hasta tres asignaturas distintas? Entendemos que un profesor de lengua puede enseñar también latín o griego, pero que enseñe filosofía, ética, música, historia, francés o inglés es algo que pone en entredicho la visión de la calidad que tiene el MEC. ¿0 no será que confunde calidad y cantidad? Si todo lo expuesto le parece excelente al señor Maravall, le rogamos que no vuelva a decir que con las oposiciones restringidas había perdido calidad la enseñanza media (sic), pues sus profesores están ahora capacitados para tapar cualquier roto.

Por otro lado, los profesores que habíamos depositado nuestra confianza en que por fin desapareciesen las situaciones de nepotismo, amiguismo y, en fin, el sempiterno enchufe, descubrimos con estupor que sólo en la enseñanza media su departamento ha concedido 197 comisiones de servicio en Madrid, sin ningún control.

Creíamos que erradicar esta situación de colocar a los amigos, cuñados, etcétera, era uno de los objetivos éticos del actual Gobierno. Ya vemos que tendremos que seguir esperando.

Le agradeceríamos mucho al MEC que adecue sus palabras a sus obras, y, si no puede ser, que al menos ahorre un poco en palabras hermosas. Los profesionales de la enseñanza le quedaríamos muy reconocidos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de octubre de 1984