Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE SOBRE 'EL ESTADO DE LA NACIÓN'

El presidente reconoce que se equivocó al afirmar que el desempleo había tocado fondo

El presidente del Gobierno, Felipe González, reconoció ayer ante el Congreso de los Diputados que se equivocó cuando, el año pasado, afirmó ante la Cámara que el paro había tocado fondo y que a partir de esa situación comenzaría una reactivación del empleo. El jefe del Gabinete hizo ayer, en un discurso de una hora y 45 minutos, un balance detallado de los grandes problemas nacionales afrontados en los dos años de su Gobierno. Concretamente, dedicó cerca de 20 minutos a la política exterior y la defensa nacional.El presidente inició su discurso señalando que, a la alturas de la mitad de la legislatura del Gobierno socialista, cualquier análisis sobre la situación general española debe basarse en la pregunta siguiente: "¿La situación de España es mejor que en 1982?". Y a continuación hizo un resumen de datos económicos comparativos sobre estos dos últimos años.

Felipe González reconoció que se había equivocado el año pasado cuando en su propia intervención parlamentaria sobre el estado de la nación pensó, y dijo, que se había tocado fondo en el problema del desempleo. El presidente recalcó ayer que es precisamente la situación del paro su mayor preocupación personal y de su Gobierno.

González añadió que, aunque sigue aumentando el paro, se está frenando el proceso de destrucción de empleo. Añadió que el único método para superar el problema del paro es el saneamiento de las empresas, y pidió a los grupos parlamentarios que "si hay mejores alternativas", las expliquen, puesto que él está "abierto a toda clase de sugerencias".

González recordó que el déficit público ha pasado del 5,7% del Producto Interior Bruto (PIB) en 1982 al 5,5% este año, y al previsto 5% el año próximo. El diferencial de inflación sobre los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) se habrá reducido en cinco puntos al acabar la legislatura, frente a los ocho puntos existentes en 1982, año en que la inflación fue del 14,4%, precisó.

En 1982, el crecimiento del PIB, añadió González, era del 0,7%; frente al 2,1% de 1983 y el 2,5% previsto para 1984, un crecimiento mayor, dijo, que el que se está produciendo en el resto de los países europeos de la OCDE. La balanza de pagos por cuenta corriente tenía en 1982 un déficit de 4.125 millones de dólares, y al acabar este año se cerrará con un superávit de 1.500 millones de dólares (255.000 millones de pesetas)

Siguiendo su análisis sobre la situación económica, el presidente dijo que "los márgenes de actuación son muy estrechos", y que los límites se han puesto a prueba en el esfuerzo hecho por el Gobierno. González añadió que si no se reconvierten lo sectores en crisis "no habrá manera de sostenerlos". "Reconvertir es salvar el máximo de puestos de trabajo, haciendo competitivos los sectores y pudiéndolos hacer sobrevivir en el futuro", dijo.

En otros capítulos de su análisis, y refiriéndose al de educación, Felipe González hizo especial mención a la ley de Reforma Universitaria, que, a su juicio, pretende modernizar y hacer mas eficaces los medios de trabajo de la universidad. Sobre la ley orgánica del Derecho a la Educación (LODE), manifestó que ha intentado cumplir el mandato constitucional de democratizar la enseñanza; hacer participar a padres, alumnos y profesores, y acordar el sistema educativo en los sectores público y privado. El presidente no quiso extenderse en el tema por respeto, dijo, al Tribual Constitucional, que tiene que pronunciarse sobre el recurso presentado por la oposición conservadora.

Asistencia sanitaria

En el apartado sanitario, el jefe del Gobierno señaló que está en curso una negociación para la reforma institucional de la sanidad y anunció que ha empezado el diálogo y la negociación para reformar el sistema en su conjunto. En este sentido, remarcó el hecho de que en 1982 hubiera 32 millones y medio de españoles asistidos por la Seguridad Social, mientras que a fecha actual este número ha ascendido a casi 36 millones.Asimismo, el presidente destacó el esfuerzo de adecuación de la estructura de los órganos superiores de la defensa nacional para modernizarlos y acercarlos a lo que son las pautas de comportamiento de todas las democracias europeas. Recalcó también que se ha procedido a una diversificación profunda de la compra de armamentos, con exigencia de transferencias tecnológicas.

Sobre el terrorismo, el presidente dijo que la línea de conducta seguirá estando fundamentada en dos pautas básicas: rigurosidad en la persecución de los delitos terroristas y mano tendida a los que abandonen la violencia, dentro de los límites de la legislación española, para facilitar la reinserción social. Destacó que el Gobierno ha emprendido acciones firmes desde el punto de vista interno e internacional, y subrayó que "hoy podemos decir que empezamos a controlar este fenómeno".

Para Felipe González, las autonomías suponen una de las transformaciones más radicales de la Constitución y uno de los desafíos más complejos que esa ley plantea ante el futuro. Explicó a continuación que el grado de cumplimiento y desarrollo es satisfactorio desde todos los puntos de vista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de octubre de 1984