_
_
_
_
_

La reconversión naval hace recrudecer la tensión laboral en Gijón

El último tramo del proyecto de reconversión del sector naval ha reavivado considerablemente el clima de fuerte tensión laboral que vive la ciudad de Gijón desde hace tres años. La reestructuración de los astilleros, que ocupan en la actualidad a casi 3.200 operarlos, provocará un excedente de 1.486 trabajadores en la localidad del principado más afectada por la crisis: uno de cada tres parados asturianos vive en Gijón, una concentración urbana de 260.000 habitantes, 25.000 de ellos en situación de desempleo.

Los durísimos enfrentamientos registrados el martes y miércoles pasados en la villa de Jovellanos entre obreros de los astilleros y la policía podrían repetirse de nuevo a partir del 16 de octubre, según se desprende del calendario de movilizaciones aprobado en una reciente asamblea. Un día antes, el lunes 15, CC OO y UGT -el sindicato socialista, mayoritario en el sector, no apoya las acciones callejeras que se están desarrollando en Gijón- se reunirán en Oviedo para intentar alcanzar un "acuerdo de mínimos" con vistas a las negociaciones que se iniciarán el miércoles próximo entre ambas centrales, el Gobierno del principado y los empresarios de los tres astilleros privados existentes en la bahía gijonesa: Marítima del Musel, Dique Duro Felguera y Cantábrico y Riera. La fusión de estas tres factorías navales en la nueva empresa Astilleros Gijoneses, S.A. (AGSA), es uno de los objetivos de la reconversión, y el resultado de las citadas conversaciones configurará decisivamente el futuro de este sector en Asturias. En principio, parece totalmente descartada la posibilidad de que Cantábrico y Riera, que está en suspensión de pagos y tiene dos barcos incautados por el Banco de Crédito Industrial, quede excluida de la nueva sociedad, tal como pretendían inicialmente los propietarios de los otros dos astilleros, que no querían hacerse cargo de la mala situación financiera de Cantábrico. No obstante, la rotunda oposición de sindicatos y Gobierno regional ha dejado totalmente desechada tal opción: la nueva sociedad estará integrada por los tres astilleros privados.

Excedente laboral

La alternativa de los empresarios para la constitución de AGSA prevé una plantilla de 705 trabajadores -el excedente serían 1.032 obreros-, unas inversiones de 1.610 millones de pesetas para los próximos tres años y una previsión de construcciones navales de 27.000 toneladas de registro bruto compensadas (TBRC), lo que supondría la fabricación de seis barcos al año. Por el contrario, UGT reclama 33.000 TBRC, y CC OO, 40.000, cantidades que situarían las plantillas en 800 y 1.200 operarios, respectivamente. En Gijón existe también un astillero público, dependiente del Instituto Nacional de Industria (INI): Juliana Constructora Gijonesa, que tiene una nómina de 1.452 trabajadores. Las previsiones del Ministerio de Industria contemplan un excedente de 454 de ellos tras la reconversión, con lo que la plantilla final de Constructora Juliana quedaría establecida en 998 asalariados.

La reestructuración de estos cuatro astilleros de la bahía gijonesa producirá un excedente total de 1.486 operarios, de los que casi la mitad podrían acogerse a la jubilación anticipada y el resto pasarían a los fondos de promoción de empleo para recibir, durante un período de tres años, el 80% de sus salarios.

Sindicalismo radical

Sin embargo, los sectores sindicales más radicalizados de Gijón, donde la denominada Corriente Sindical de Izquierdas -una escisión de CC OO- tiene una influencia fundamental en la organización de las movilizaciones, rechazan abiertamente estos planteamientos. En una de las últimas asambleas han dejado bien claro que la tregua en la calle no llegará si la reconversión produce algún despido o el cierre de algún centro de trabajo. En este sentido, se pide igual tratamiento para los operarios fijos y contratados y el mantenimiento del "porcentaje histórico de producción naval de los astilleros". Paralelamente, reclaman también "medidas coyunturales de desempleo en las condiciones previstas en los acuerdos del 23 de marzo para AESA-Astano". En Asturias existe la esperanza de que Gijón sea declarada Zona de Urgente Reindustrialización (ZUR) en enero de 1985.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_