Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDUCACIÓN

La Universidad Politécnica de Madrid, desbordada por la demanda de matrícula

La universidad Politécnica de Madrid tiene intención de rechazar 2.000 solicitudes de matrícula nueva de estudiantes que realizaron el curso de orientación universitaria en la capital de España y alrededor de 6.000 de otros distritos, cuyas peticiones de traslado de expediente no van a poder ser atendidas.

Prácticamente todas las solicitudes de matrícula, que está previsto rechazar, tanto las de Madrid como las de los restantes distritos, son de estudiantes que desean iniciar estudios de telecomunicación y de informática. La escuela técnica superior de Ingenieros de Telecomunicación y la facultad de Informática van a desestimar un total de 1.200 solicitudes, y otras 800 la escuela universitaria de Informática.El rector de la universidad Politécnica de Madrid, Rafael Portaencasa, manifestó ayer a este periódico que dichos centros no disponen del profesorado y del espacio material necesarios para atender -a una demanda tan elevada. En su opinión, la explosión de la demanda de enseñanza universitaria, que en los últimos años desbordó a determinadas facultades de las universidades tradicionales (Medicina, Farmacia, Veterinaria, Biológicas), ha empezado a desplazarse a las escuelas técnicas, porque los estudiantes se dan cuenta de dónde, a pesar de la crisis, permanece todavía mínimamente abierto el mercado de trabajo.

"El problema", añadió el rector, "es que nosotros nos encontramos ahora con igual falta de medios para atender esta explosión, con el agravante de que las enseñanzas técnicas son mucho más complicadas. En ellas la masificación es imposible. El problema, como cualquiera puede entender, no se resuelve añadiendo aulas y pizarras".

Como ejemplo del crecimiento súbito de la demanda de matrícula en las carreras técnicas, Rafael Portaencasa señala que durante el curso pasado, la escuela universitaria de Informática, que tiene una capacidad teórica para 3.000 alumnos entre los tres cursos de la carrera, tuvo matriculados a 2.600 sólo en primer curso.

El rechazo de las peticiones de alumnos procedentes de otros distritos parece revestir menos gravedad por el hecho de que el primer curso de todas las ingenierias superiores es común, por lo que los estudiantes que se encuentran en esta circunstancia pueden encontrar acomodo el primer año en escuelas de otros distritos más próximos. La verdadera dificultad se presenta en segundo curso, tal y como ha sucedido en la facultad de Informática, a cuyo segundo curso se incorporan este año 600 alumnos procedentes de otros distritos.

La duda reside ahora en saber qué salidas se ofrecen a todos los alumnos de Madrid que no pueden ser admitidos este curso, con independencia del ya tradicional conflicto que representa el que los centros universitarios recurran a procedimientos de selección que no están previstos en la legislación vigente.

Pese a que ésta sólo permite la limitación de matrícula (numerus clausus) en Medicina, el exceso de demanda en determinadas carreras, sobre todo en las universidades de Madrid, ha ido originando a lo largo de los últimos años fórmulas de limitación singulares que suponen una generalización del numerus clausus.

Para el ingreso en la escuela universitaria de Informática, donde no es necesario que el alumno haya superado el examen de acceso a la universidad (la llamada "prueba de selectividad"), las autoridades de la Politécnica madrileña han establecido como criterio de selección la exigencia de una calificación media de 6 en el curso de orientación universitaria (COU). En la facultad de Informática y en la escuela de Telecomunicación, la selección se ha hecho eliminando a los alumnos que tenían que superar la selectividad en septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 1984