Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Recta final del AES 1985-1986

La propuesta para un pacto

La propuesta efectuada en la noche de ayer por el ministro de Trabajo hace referencia a los puntos más conflictivos de las negociaciones. Y, concretamente, a todos aquellos que se encuentran relacionados con los presupuestos generales del Estado.En inversión pública se ofrece una cantidad adicional de 40.000 millones a los 60.000 ya incrementados, con lo que el total se eleva en torno a un 9%. de aumento so bre los presupuestado el pasado año. En el fondo especial de inversiones, la propuesta recoge un montante de 60.000 millones, a financiar a partes iguales por Gobierno, empresas y trabajadores. Estos últimos verian incrementa das en 0,3 puntos su cotización a desempleo. Los representantes de UGT señalaron que se había con siderado la posibilidad de que los funcionarios contribuyeran solidariamente a este fondo, garantizándoles un incremento salarial del 6,5%, más un 0,25% que iría a en grosar la financiación de dicho fondo.

Por lo que se refiere al fondo para establecer conciertos institucionales con ayuntamientos, diputaciones y organismos autónomos de la Administración, el Gobierno ofreció una dotación de 30.000 millones de pesetas. Este mecanismo de contratación de trabajo coyuntural ya viene funcionanado a través del Instituto Nacional de Empleo. Con el total presupuestado se calculan que podrían producirse entre 160.000 y 190.000 contratos, según manifestó UGT.

En cotizaciones sociales, el Gobierno, aunque se resiste a rebajar las de Seguridad Social, propuso reducir las de formación profesional y en un 10% las tarifas de primas. A todo ello habría que sumar, en lo que se refiere a la presión fiscal, un aumento en las deduciones que favorece a las rentas más bajas y la garantía de que las actuales pensiones serían incrementadas de acuerdo con el índice de precios al consumo.

No cambiará la política

Joaquín Almunia aseguró que, en el caso de que no hubiera acuerdo, sería el Gobierno quien tendría que decidir si modificaba su propuesta y retrotraía los presupuestos a las posiciones iniciales. Pero aclaró que él personalmente creía que la oferta efectuada anoche era la expresión de una política del Gobierno encaminada a generar empleo, y, en consecuencia, pensaba que ser mantendrían en línaes generales los mismos criterios.

"Lo que ocurre", dijo, "es que una política económica es más efectiva según esté o no apoyada por los agentes sociales. Y, en este caso, el acuerdo significaba poder aplicar una política presupuestaria con más facilidad". Almunia terminó reconociendo que el momento era "especialmente difícil para la consecunción del pacto", a pesar de haberse logrado acercamientos en prácticamente todos los temas conflictivos, "incluido el salarial".

Por su parte, la delegación de UGT aseguró que con estos contenidos estaba en disposición de dar en aquel mismo momento su pronunciamiento favorable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 1984