SANIDAD

Ernest Lluch y Ramiro Rivera acuerdan negociar el proyecto de ley de reforma de la Sanidad

El ministro de Sanidad, Ernest Lluch ofreció anoche en Alicante a los representantes de la Organización Médica Colegial y al presidente de ésta, Ramiro Rivera, reunirse el próximo lunes en Madrid para negociar el proyecto de ley de reforma de la Sanidad. Lluch, que presidió la inauguración de la nueva sede del colegio oficial de médicos de Alicante, respondía así a la condena que, momentos antes; y en el mismo acto, realizó el doctor Rivera del citado proyecto de ley, al que calificó como "una falsa reforma". Rivera aceptó la oferta de negociación de Lluch y el próximo lunes habrá una reunión preparatoria, entre técnicos del ministerio y de la organización médica.

El ministro celebró, durante la larga reunión mantenida en la nueva sede del colegio alicantino, el tener la oportunidad de dirigirse "por primera vez" a los miembros del Consejo Nacional de Colegios Médicos, y señaló en su discurso que "mi posición es la del diálogo y la negociación sin oposiciones cerradas".Lluch dijo que el 12 de diciembre de 1982 se dirigió a Ramiro Rivera "pidiendo ideas" pero añadió que "nunca me las hicieron llegar". El ministro subrayó al respecto que "entonces se perdió una ocasión antes de nombrar la comisión redactora" del referido proyecto de ley.

Libre elección de médico.

Sobre la libre elección de médico, reivindicación en la que basó su discurso el doctor Rivera contra el proyecto de reforma de la Sanidad, el ministró afirmó que "en los 20 meses que estoy al frente del departamento se ha avanzado tres veces más que cuando yo entré, pero vale la pena seguir hablando de este tema". Matizó, sin embargo, que la libre elección de médico inmediata supone el despido inmediato, y la pérdida de los derechos adquiridos de todos los médicos de la Seguridad Social. También supone el aumento de los tipos de cotización del trabajador y del empresario según se parezca el modelo sanitario al francés o al alemán, así como un problema de mayor inseguridad del médico de la Seguridad Social". La entrada del ministro Luch en la nueva sede del colegio de Alicante coincidió con el reparto de gran cantidad de folletos en ,donde se condenaba el proyecto de ley "como una ley no consensuada", y como una manera de "lavar la cara al sistema actual" para dejar las cosas como están: con más burocracia, más masificación, mayor politización". La hoja, firmada por la Organización Médica Colegial, acaba la citada reforma al considerar que "significa la monopolización por el Estado al enfermo, al personal y a los recursos, así como un obstáculo para el desarrollo de todas las iniciativas". En el folleto también se ofrecía "un diálogo sincero, y el apoyo a una reforma .basada en la experiencia y en las necesidades de los usuarios y de los médicos".

Petición de tiempo y medios

La inauguración del colegio de Alicante sirvió para sentar juntos en la mesa presidencial del salón de actos al doctor Rivera y al ministro, quién escuchó en primer lugar al presidente de la organización médica.Rivera reivindicó en su discurso "que se devuelvan al acto médico todas sus esencias: que el médico tenga tiempo y medios para el paciente, y que sean los profesionales los que vigilen los aspectos éticos y científicos". Felicitó a Lluch por la carta de los derechos del paciente, pero manifestó que se había olvidado de un derecho fundamental: la libre elección de médico y hospital por parte del asegurado, el cual dijo "sólo puede elegir médico en el área de la salud.

Pidió otro proyecto de ley "para una auténtica reforma de la sanidad, el cual dijo "ése si que tendrá su lado a todos los médicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de septiembre de 1984.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50