Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Problemas familiares y un historial violento

Feliciano López era aficionado a la caza y, como tal, era socio de la agrupación de caza de la localidad. Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que hace un año aproximadamente que se le había concedido la licencia de armas. Las mismas fuentes explicaron que para conceder esta licencia sólo se exige la carencia de antecedentes penales, como era el caso de Feliciano López.En el pueblo abundan los comentarios. sobre cómo es posible que se le conceda licencia de armas a un hombre que no realiza el servicio militar en función de sus trastornos mentales.

Según José Gómez Romero, director del hospital psiquiátrico de Mérida, Feliciano López Corbacho estuvo dos veces internado en este centro sanitario dependiente de la Diputación provincial de Badajoz. La. primera de ellas, entre los días 7 y 27 de julio de 1979, y la segunda, desde el 7 de abril al 21 de mayo de 1980. La Capitanía General de la II Región Militar requirió de este centro hospitalario un certificado sobre Feliciano López en 1980. La dirección del centro informó que Feliciano presentaba "un comportamiento impulsivo con tendencia a la violencia, habiendo llegado a agredir a autoridades, en el que influía la ingestión de alcohol". Se consideraba "inútil para el servicio militar".

En ambas ocasiones en que estuvo ingresado en este centro fue "por motivos de agresividad" según el actual director, José Gómez. En la segunda ocasión, Fe liciano fue ingresado a causa de haber producido varias heridas con arma blanca a su madrastra, asunto esté que no llegó a pasara diligencias policiales ni judiciales. Según el director del centro en la historia clínica de Feliciano constan entrevistas mantenidas con su padre y su madrastra, en las que aparece como trasfondo de la problemática de este enfermo "algún tipo de conflicto familiar, de intolerancia del joven hacia su madrastra .

Feliciano López, es el más pequeño de cuatro hermanos. Dos de éstos residen en Madrid otro en Barcelona desde hace varios años. Feliciano vivía en la casa que fue de su madre, en Zarza de Alange, solo, desde que hace cuatro años apuñaló a su madrastra, Isabel Álvarez Gómez, de 54 años de edad.

Esté hecho se produjo en el domicilio de Isabel Álvarez, en el pueblo de Alange, a cinco kilómetros de Zarza. Feliciano vivía allí con su padre, José López y su madrastra desde que su padre se casó en segundas nupcias hace unos siete años. José López falleció el pasado mes de febrero.

Feliciano quedó huérfano de madre hace unos 18 años. Desde pequeño trabajó con su padre en el campo, y posteriormente en el empleo, comunitario. Actualmente cobraba el subsidio de desempleo, alrededor de 17.000 pesetas mensuales. La última paga la cobró el martes.

Era un muchacho que no tenía amigos. Vivía en su casa de Zarza en un autoabandono casi total. Con sus vecinos no tenía prácticamente ningún trato, y entre éstos había temor hacia él. Una de sus vecinas vio que hace unos días la Guardia Civil le entregaba la licencia y una de las armas que usó en el crimen.

Según fuentes oficiosas, Feliciano ha declarado a la Guardia Civil de Mérida que esta matanza la había planeado hace unos ocho meses y que tenía una lista de personas a las que quería matar porque los consideraba culpables de sus problemas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de agosto de 1984