Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRENSA

Juan Luis Cebrián analiza en Santander las relaciones entre poder y periodismo

Juan Luis Cebrián, director de EL PAÍS, apostó por un cierto derecho de los periodistas a ser "irresponsables", durante su intervención en el seminario que en torno a Iberoamérica y el nuevo orden informativo se inició el pasado lunes en el Palacio de la Magdalena en Santander.

El director de EL PAÍS señaló que "si no se puede contribuir a subvertir el orden establecido, es dificil suponer que hay crítica al poder", y añadió que la responsabilidad en la actuación de los periodistas "está bien y participo de ella, si bien para compensar busco algunos periodistas irresponsables, porque hay un cierto conformismo revestido de respetabilidad y sensatez".El director de EL PAÍS, que participó en el curso dirigido por el periodista Miguel Ángel, Aguilar, organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), dedicó gran parte de su conferencia a analizar los aspectos más relevantes y que afectan directamente al ejercicio profesional del informe MacBride, aprobado por la Unesco (agencia especializada de la ONU encargada de promover la colabora¡ción internacional en los campos de la educación, la ciencia y la cultura).

Nuevo orden informativo

Para Cebrián, las presiones, de los países más poderosos -Estados Unidos y la Unión Soviética- han determinado que el documento elaborado por la comisión en torno al nuevo orden de la información haya terminado por ser descriptivo y generador de conclusiones "diseñadas en función de la buena voluntad, pero no hay nada que aporte elementos esclarecedores de cómo establecer un nuevo orden informativo, quizás porque éste no pueda existir sin un nuevo orden político y económico internacional".En relación con las críticas realizadas por los empresarios de prensa a las limitaciones que el proyecto de ley del Gobierno establece en cuanto a la retención de las subvenciones a aquellos periódicos que mantengan deudas con la Seguridad Social o Hacienda, Juan Luis Cebrián especificó que se trataba de un problema mal planteado, "porque da la impresión de que se reconoce la impotencia del Estado para recaudar sus deudas. Se trata de un sistema atípico y no sé si contrario a derecho".

"Pero es claro", añadió, "que el Gobierno tiene derecho a protestar por esa situación, aunque lo que hay que preguntarse es por qué los empresarios de prensa no pagan a la Seguridad Social y a la administración de Hacienda".

En relación con la figura del derecho de rectificación de informaciones en los medios de comunicación, el director de EL PAÍS expresó sus reservas sobre el posible derecho que la ley otorga para la rectificación de opiniones vertidas en editoriales, porque "entiendo que en una sociedad democrática nadie puede ser obligado a modificar su opinión libremente expresada".

Esta reflexión se produjo al hilo de la valoración que Cebrián realizó de la decisión judicial de no aceptar la rectificación solicitada por el director general de Aviación Civil, Pedro Tena, de un editorial de EL PAÍS.

El director de El PAÍS estimó positiva la rapidez con que se había producido la sentencia, eliminándose trabas burocráticas, y afirmó que esta forma de actuar debe "exportarse a otros ámbitos del derecho penal".

En el curso en el que ayer intervino el director de EL PAÍS participaron el pasado lunes el propio director, el periodista Miguel Ángel Aguilar, quien se refirió a lo que denominó "complejos informativos europeos sobre América Latina", y Francisco Ignacio Taibo, profesor de la Universidad Autónoma de México y antiguo director del Canal 13 de la televisión mexicana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 1984