Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bob Wilson y su idea del especpectáculo multinacional

El autor lamenta que 'the CIVIL warS' no pueda estrenarse en la versión completa

Los ayuntamientos de Madrid y Barcelona no han llegado a un deseado acuerdo con Bob Wilson, autor, entre otras, de una controvertida ópera que sólo ha podido representarse, hasta el momento, parcialmente en diversas ciudades europeas. the CIVIL warS, que es el título de este complejo montaje, parte de ideas y de planteamientos muy diversos y su autor, para realizarla, ha contado con la participación de sus discípulos en los cursos dados en Munich y en Friburgo. Con the CIVIL warS, Bob Wilson intenta recuperar también la vieja idea del teatroforo, representaciones en las que no debe existir ningún tipo de limitaciones.

Múltiples han sido los motivos que, tanto por la parte artística como por la parte contratante, han hecho imposible que las fiestas de la Merced sean enriquecidas con un espectáculo internacional tan impresionante y a la vez fantasmal, pues nadie, ni el propio Wilson, ha podido ver aún realizada la obra en su conjunto. Parte de ella se vio en otoño en Roterdamin; otra parte, en pleno invierno, en Colonia; un tercer fragmento, a principios de primavera, en EE UU, y últimamente, en Berlín, se vio la parte ale mana de ese interrogante que es the CIVIL warS; allí fue donde Bob Wilson explicó a este periódico las razones de su trabajo."Cuando me preguntan sobre la naturaleza de mi obra acostumbro a contestar explicando cómo se ha desarrollado mi trabajo, con una descripción de cómo he hecho the CIVIL warS. Hace algunos años, más o menos tres o cuatro, tuve la idea de hacer una obra sobre la guerra civil americana y un trabajo sobre Mathew B. Brady, que foto grafió esta guerra civil. Comencé haciendo una serie de rectángulos vacíos en mi apartamento de Nueva York y luego los rellené con diagramas y dibujos". Lentamente explica el autor, los fue ordenando en una sucesión de cuadros. Y, al mismo tiempo concebió un espectáculo en cinco actos, con 15 escenas y con el clímax en el acto cuarto. "Así, a partir de esa estructura inicié el trabajo. También comencé a recopilar palabras sueltas, pensamientos, obras, textos, experiencias, y lo archivé todo en fi chas. El contenido de estas fichas lo ordené y reordené siguiendo la estructura de esos cinco actos".

Escrito con mayúsculas

Los textos no tenían nada que ver con los dibujos. Se trata, por tanto, de dos ideas desarrolladas independientemente la una de la otra. A todo esto, Bob Wilson estaba por ese tiempo ocupado en cosas muy distintas a tho CIVIL warS, y la obra fue creciendo alimentada por materiales muy diversos. "Incluso el título refleja esas transformaciones, pues en principio se denominaba The civil war (La guerra civil). Luego tomé la decisión de escribir la palabra civil con mayúsculas, y poco más tarde le añadí la ese mayúscula del plural, warS (guerras). Más tarde introduje el subtítulo, que hace referencia a un refrán americano: "A tree is best measured when it is down" ("un árbol se mide mejor cuando está caído"), y se me ocurrió introducir los 14 nearplays (entremeses); es decir pequeñas piezas en los 14 intersticios de la estructura".Hace tres años y, medio los organizadores del Olimpic Arts Festival le, preguntaron a Bob Wilson si quería presentar alguna obra. "Yo había intentado encontrar para esta ópera un Productor, pero era muy dificil, y eso es lo que me decidió a dividir la obra en varios fragmentos y a presentarlos en diversos países, y con ello realizar algo para los Juegos Olímpicos". Hace tres años hizo en Munich un workshop (taller / cursillo) con 25 personas de diversas nacionalidades, y así es como pudo poner en marcha el proyecto. Los participantes eran músicos, compositores, coreógrafos, técnicos, actores, cantantes y autores. "Durante las tres semanas del cursillo todos aportaron sus ideas respecto al vestuario, a la dirección, a los textos y a todas las partes de la obra".

Un año más tarde, en Friburgo, hizo otro workshop con 80 personas y trabajaron sobre el proyecto para dejarlo totalmente hilvanado. Una vez finalizado buscaron productores para los distintos fragmento los distintos trozos en Roterdamm, Colonia, Tokio, Roma, Marsella-Lyon y en Minneapolis. "Debido a la forma de trabajar que tengo", matiza el autor, "no es necesario,que se desarrollen consecutivamente en un país todas las secuencias en su orden original, y para dar un ejemplo, en Berlín hemos visto la primera escena del acto primero, la primera del acto tercero y todo el acto cuarto".

Después de Friburgo se fuera todos los países a hacer lo que él denomina "workshop fase A", en la que trabajó directamente con los actores que deberían participar en la representación, para reelaborar las ideas y los textos, y "sobre todo", añade, "crear la parte óptica; es decir, lo visual". Wilson explica también que en cada uno de los países encontró los más diversos tipos de colaboración.

Tras el workshopfase A "adquirí una nueva visión de la obra entera y comencé la fase B, que constaba de ensayos y, finalmente, representación de los distintos fragmentos". Hoy, la obra está en un estado bastante avanzado, las músicas están compuestas, -los vestuarios ya están, las luces ya han sido estudiadas y planificadas, y Wilson espera que alguna vez en el futuro pueda ser cantada (representada) en su conjunto.

El teatro, foro de discusión

El 28 de marzo de este año se tomó la decisión de no presentar esta ópera en el Festival Olímpico de las Artes, en Los Ángeles, y le han dicho que es posible que en 1985 o 1986 se pueda representar en su totalidad, a pesar de su duración aproximada de 12 a 20 horas. "En Oriente, China, Japón, incluso en Brasil, se puede ver con relativa frecuencia este tipo de teatro, que dura largos períodos de tiempo, días incluso. El teatro es un foro donde se reúne la gente para ver y oír, estar y pensar; lo que nos recuerda las ciudades medievales, donde la creatividad era el núcleo, el centro de la villa era un lugar de mitin donde las gentes entraban y salían a placer". Wilson considera que "El Comité Olímpico de Los Angeles concibió desde el principio los Juegos Olímpicos como un negocio. En este sentido, es distinto a los Juegos del pasado. Mr. H. R., el presidente de los Juegos Olímpicos, dijo: '¡Con estos Juegos haremos dinero!. En lo que concierne a the CIVIL warS, hay un gran riesgo en muchos sentidos. Es un gran riesgo porque es una creación, es algo desconocido. Era la única creación expresa, entre cientos, para el programa de los JJ OO. Es muy dificil que ellos apoyen algo que no existe". También, asegura, la magnitud del trabajo hacía muy complicado el conjuntarlo todo, sobre todo por ser internacional. "Internacional, es una idea intelectual, básicamente si tenemos en cuenta que esa gente, además, es muy nacionalista".,También intentó financiarlo independientemente del Festival de las Artes y presentarlo de todos modos; "Así, si el proyectó quedaba muerto o no, sería mí responsabilidad, no la del comité" que, en opinión de Wilson, tuvo miedo de que se asociase el nombre del Comité Olímpico al de the CIVIL warS". Ésos fueron los motivos por los que cancelaron el proyecto, asegura. "Parece que sólo quieran vender hamburguesas, cocacolas, zapatillas de tenis, etcétera".

Hay muchas personas que tienen interés en que se pueda ver the CIVIL warS en versión completa: entre muchos otros, los festivales de Nancy y de Perpiñán, la Academy of.the Music de Nueva York, el Festival de Teatro de Munich, etcétera. "Y todos esos intereses conjuntados merecen el intento de que en uno o dos años podamos presentar todo el material reunido en la obra completa". Es una lástima que tanto Madrid como Barcelona no hayan llegado a un acuerdo con Bob Wilson para presentar aquí aunque sólo sea un fragmento de esa gigantesca ópera reina de los multimedia shows. Se hubiera ayudado a hacer posible un proyecto cultural realmente internacional, que muestra los desastres de la guerra civil, aunque sólo sea referente a naciones, países, pueblos, gentes... ¿del extranjero?.'

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de julio de 1984