Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poeta cordobés Pablo García Baena gana el Premio Príncipe de Asturias de las Letras

Pablo García Baena, poeta cordobés afincado en Málaga desde hace veinte años, fue galardonado ayer con el premio Príncipe de Asturias de las Letras por decisión mayoritaria del jurado, integrado por doce miembros y presidido por el ex director de la Real Academia Española de la Lengua, Dámaso Alonso. El apoyo decidido de varios miembros del jurado al poeta Ángel González, finalista del premio por segunda vez, impidió que el galardón de este año se concediera por unanimidad.

La candidatura de Pablo García Baena, de 61 años de edad y fundador de la revista Cántico en 1947, fue presentada verbalmente por el miembro del jurado Jesús Aguirre, duque de Alba, quien definió al poeta andaluz como "un escritor a espaldas de sueldos, de fama y modas y que siguió siempre el dictado de sus sentimientos". El propio jurado, que protagonizó reuniones de cierta tensión a lo largo de los dos días que estuvo deliberando en Oviedo, señala en el acta que recoge el fallo del premio que galardona a Pablo García Baena "por su perseverancia en el cultivo de una actitud estética independiente y por su influencia en las nueva poesía española".El poeta cordobés, autor entre otros libros de Junio (1957) y Almonedo (1971), fue seleccionado junto con otros tres escritores -Camilo José Cela, Juan Goytisolo y Ángel González- a última hora de la tarde del jueves, entre un total de 46 candidaturas que se habían presentado al premio de este año. Los miembros del jurado, claramente dividido en sus preferencias literarias y personales, optaron por un sistema de selección similar al de los Premios Goncourt y en la mañana de ayer eliminaron inicialmente a Juan Goytisolo y Camilo José Cela. El primero había sido propuesto por Mario Vargas Llosa, quien dijo defender la candidatura del autor de Juan sin tierra por ser "un heterodoxo y un iconoclasta que de resultar premiado supondría un revulsivo en este tipo de galardones". La candidatura de Cela había sido presentada por Manuel Fraga, líder de la oposición.

A última hora de la mañana de ayer, poco antes de que el jurado tuviera que comparecer en la habitual conferencia de prensa del mediodía para dar a conocer su veredicto, la pugna final se centró entre los partidarios de: Ángel González, que ya había sido finalista del premio hace un año, los de Pablo García Baena. Llegó a hablarse de un posible empate que debería haber resuelto Damaso Alonso con su voto de calidad.

A pesar del hermetismo de los miembros del jurado, que evitaron en muchos casos comentar sus inclinaciones, trascendió enseguida que entre los partidarios de Pablo García Baena estuvieron además de su promotor, el duque de Alba, Damaso Alonso, Gil de Biedina y Rosa Chacel. Defendieron la candidatura de Ángel González, Emilio Alarcos, Juan Cueto Alas, Vargas Llosa y Carlos Luis Álvarez.

Aunque el jurado de esta cuarta edición no logró ponerse de acuerdo para otorgar el premio por unanimidad, y a pesar de que las reuniones adquirieron ciertos tonos de discrepancia en aIgun momento, uno de sus miembros, el catedrático ovetense José María Martínez Cachero, manifestaba al término de la reunión que "nadie iba contra los candidatos de los otros, sino en favor de los suyos".

El jurado que concedió el premio de las Letras a Pablo García Baena, de quien Gerardo Diego dijo que "acumula los más densos aromas orientales y esmalta o repuja su verso", estuvo presidido por Damaso Alonso e integrado por Jesús Aguirre, duque de Alba, Emilio Alarcos, Carlos Luis Álvarez Candido, Luís María Ansón, Rosa Chacel, Jaime Gil de Biedina, Miguel Herrero, José María Martínez Cachero, Vargas Llosa y Juan Cueto.

Vicente Aleixandre ha declarado que "García Baena es uno de los mayores poetas andaluces actuales", y añadió que esta concesión es beneficiosa para la poesía española. Para el galardonado "la concesión ha sido una sorpresa tremenda y estoy muy emocionado". Cree García Baena que "el premio me ha sido concedido por la persistencia en mantener una línea de independencia en la poesía española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 1984