Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El proyecto de Barrionuevo

El proyecto de unificación policial previsto por el Gobierno ha sido diseñado con objeto de evitar la equiparación entre los jefes y oficiales de la Policía Nacional y los comisarios e inspectores del Cuerpo Superior de Policía, aspecto que recogían anteriores borradores y que provocaron la paralización de la reforma policial. La creación de dos variantes en la escala de mando impedirá que policías de uniforme y policías de paisano estén encuadrados en un mismo organigrama de graduación.Este proyecto de unificación ha comenzado a estudiarse después de ser rechazados otros anteriores, redactados cuando se encontraba al frente de la Subsecretaría del Interior Carlos Sanjuán, que abandonó su puesto por diferencias con miembros del actual equipo del ministro, José Barrionuevo.

Los intentos frustrados de unificación provocaron un fuerte malestar, especialmente en sectores de la Policía Nacional, ya que equiparaba desproporcionadamente a sus mandos con la escala del Cuerpo Superior de Policía. La nueva reforma la dirige el actual subsecretario, Rafael Vera, hombre de máxima confianza de Barrionuevo.

Tanto los mandos policiales de uniforme, entre los que se integrarán los actuales oficiales de la Policía Nacional, como los mandos policiales de paisano, que englobarán a los subcomisarios y a los tres tipos de inspectores actuales, podrán tener acceso, desde sus respectivas variantes como policías preventivos o policías de investigación, a una escala única de dirección, donde no habrá distinciones. En esta escala estarán integrados probablemente los altos jefes de la Policía Nacional que opten por no regresar al Ejército y los actuales comisarios y comisarios principales.

La suboficialidad y números de la Policía Nacional, sin embargo, pasarán automáticamente a las escalas de auxiliares de mando y básica o ejecutiva, lo que no generará tampoco problemas de integración, ya que es el nivel del futuro cuerpo unificado que más se adapta al esquema actual de base de la Policía Nacional. La policía uniformada, además del control de la seguridad ciudadana y de las misiones preventivas, tendrá a su cargo el orden público. Podrán realizar asimismo trabajos como auxiliares de investigación, siempre que lo requieran los funcionarios dedicados a esta tarea. Expertos consultados al respecto indicaron que los trabajos como auxiliar de investigación consisten, entre otros, en ayudar a los investigadores en misiones de vigilancia permanente o en otras tareas donde se requiera colaboración de material humano. Un miembro de la policía uniformada que quiera pasar a realizar trabajos propios de los investigadores deberá superar las pruebas de acceso a la escala de mando y posteriormente realizar los respectivos cursos optativos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de junio de 1984