Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía nicaragüense se pondrá al servicio de los intereses defensivos

ENVIADO ESPECIAL, La economía nicaragüense se pondrá al servicio de la defensa según el documento de los nueve comandantes dado a conocer el viernes al término de la asamblea extraordinaria del Frente Sandinista. "El imperialismo ha decidido destruirnos, Nicaragua ha decidido sobrevivir". Bajo este lema, los máximos dirigentes de la revolución anuncian nuevos sacrificios para su pueblo, porque los combatientes de la primera trinchera tendrán prioridad en materia de energía y abastecimiento.

"Nicaragua sufre hoy una brutal agresión norteamericana". En estos términos comienza el manifiesto de los comandantes, cuyo texto es una sistemática denuncia del acoso decretado por Washington contra el régimen sandinista.Dado que Nicaragua triunfó en "su legítima lucha" contra la opresión, añaden los nueve, EE UU ha diseñado un proyecto militar para destruir su revolución. La ocupación militar de Honduras y los chantajes a Costa Rica, para involucrarla en el plan, se unen al despliegue de barcos ante las costas y el minado de los puertos. "Los contras son solo una punta de lanza manejada por la CIA".

Con todo ello, Washington trata de "crear las condiciones que faciliten la intervención directa de sus tropas". La formación de bloques en Centroamérica y su negativa a aceptar la jurisdicción del Tribunal Internacional de La Haya son dos elementos más que contribuyen a construir una plataforma pata el envío de los marines.

A la vista de este cuadro, los comandantes sandinistas concluyen que es necesario conceder absoluta prioridad a la defensa, porque es un problema de supervivencia.

Las dificultades de abastecimiento por las que atraviesa el país forman parte de los sacrificios por la soberanía. El responsable último no es otro, dicen, que EE UU, cuya agresión ha costado ya pérdidas superiores a los 2.000 millones de córdobas (unos 10.000 millones de pesetas, según el cambio del mercado paralelo).

A la hora del reparto de culpas no faltó la mención a "las provocaciones de los partidos reaccionarios y al desafío de la jerarquía". Frente a ese peligro interno, los comandantes reafirman su propósito de reforzar la lucha ideológica, con el objetivo de mostrar que las dificultades actuales son producto de la agresión norteamericana y que es necesario afrontar la escasez en aras de la soberanía nacional.

En un plan no militar, el manifiesto proclama la decisión de llevar a cabo las elecciones convocadas para el 4 de noviembre, aunque el plan estadounidense trata de impedir que se celebren.

Al margen de los combatientes, los únicos beneficiarios de esta economía de guerra serán los campesinos más pobres, a quienes se seguirá entregando título de propiedad de tierras, porque ellos constituyen también una avanzada en la lucha contra el agresor extranjero.

El documento termina en los siguientes términos: "Más tierra los campesinos pobres, guerra a muerte a la especulación, guerra a muerte al ejército mercenario". "Todo y todos para la defensa", es desde ayer el nuevo norte en la brújula sandinista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 1984

Más información

  • "El imperialismo ha decidido destruirnos"