Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad de la ONU condena la secesión turcochipriota

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas condenó en la noche del pasado viernes (madrugada del sábado en España) "todas las medidas secesionistas en Chipre, incluyendo el pretendido intercambio de embajadores entre Turquía y los dirigentes turcochipriotas".La resolución fue propuesta por India, Nicaragua, Alto Volta y Zimbabue y se adoptó tras una semana de debates en los que participaron el presidente grecochipriota, Spyros Kyprianu, y el de la autoproclamada República Turca de Chipre del Norte, Rauf Denktash. 13 países votaron a favor. Otro, Pakistán, lo hizo en contra. Estados Unidos se abstuvo.

Mientras el primer ministro griego, Andreas Papandreu, se felicitaba de la decisión del Consejo, Denktash declaró que sería utilizada por los líderes grecochipriotas para hostigar a su comunidad y destruir la posibilidad de coexistencia entre las dos comunidades. "Los turcochipriotas", afirmó, "no pueden aceptarla como positiva para la solución de los problemas de Chipre".

El texto del Consejo declara las medidas "ilícitas e inválidas", pide su abrogación inmediata, solicita a todos los Estados que no reconozcan ni ayuden en forma alguna a la que califica de "entidad secesionista" y reclama el respeto a la "soberanía, independencia, integridad territorial, unidad y no alineación" de Chipre".

La resolución considera "inadmisibles" los intentos de poblar cualquier parte de la zona de Verosha con personas distintas de sus habitantes habituales y pide que esa zona se transfiera a la administración de las Naciones Unidas.

También reitera los mandatos anteriores al secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, para que promueva la aplicación de las resoluciones del Consejo sobre la cuestión, así como "una resolución global del problema en Chipre".

Atentado en Nicosia

Por otra parte, una explosión destruyó ayer parcialmente, en la ciudad chipriota de Nicosia, las oficinas de la compañía aérea iraquí y causó un total de cinco heridos (transeúntes y habitantes de los edificios próximos) de diversa consideración, según fuentes de la policía.

La explosión fue causada por una bomba colocada en un automóvil situado en las proximidades del edificio de la compañía.

Nadie se ha responsabilizado hasta el momento de la acción terrorista, aunque existen sospechas de que pueda estar relacionada con el asesinato, hace nueve días, del periodista palestino Hanna Muqbell cuando se dirigía a su oficina, próxima al lugar donde ayer estalló la bomba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1984