Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Quadra califica de "delirio electoral" la denuncia de Pujol sobre reformas en la Constitución

El ministro de Administración Territorial, Tomás de la Quadra, manifestó ayer en el Senado que las afirmaciones de Jordi Pujol, presidente de la Generalitat, sobre los preparativos para una reforma de la Constitución son un "delirio electoral". Pujol había manifestado que la intención del PSOE y de Alianza Popular con esas modificaciones del texto constitucional está encaminada a recortar las competencias de las autonomías.El ministro añadió, según recogen las agencias informativas, que la Constitución está consolidada "y es mejor que tenga los menores retoques posibles en períodos dilatados de tiempo". Todo lo demás es "pura especulación, puro delirio electoral; en una fase electoral puede parecer oportuno vender este tipo de mercancías", agregó.

También Manuel Fraga, presidente de AP, ha respondido a las acusaciones de Pujol, calificándolas de "tonterías". El secretario general de ese partido, Jorge Verstrynge, manifestó ayer en Tarragona que "antes consideraba a Pujol como un Quasimodo; ahora le va a salir la nariz como a Pinocho por las mentiras que dice".

Al filo de la medianoche del viernes, en una cena organizada por Convergència i Unió para iniciar la campaña electoral, Pujol dijo que si estas elecciones dan la victoria a socialistas y aliancistas, y si se debilita el nacionalismo catalán, AP y PSOE pondrán en práctica "lo que Fraga ha dicho claramente y repiten bajo mano algunos ministros socialistas: que hay que revisar el Título VIII de la Constitución".

Pujol añadió que algún día daría nombres de quiénes son estos ministros. Miquel Roca, portavoz parlamentario de la Minoría Catalana, fue más lejos, al asegurar que existía un pacto entre AP y PSOE para acometer la reforma.

Pujol declaró anoche, en una cena organizada por la Asociación de la Prensa de Barcelona, que no recordaba haber hablado de que existiera un pacto entre AP y PSOE para reformar el título VIII de la constitución. "La idea que yo quise reflejar es que podía hacerse en la práctica una interpretación de la constitución que descabezara el título constitucional dedicado a las autonomías. Esto no es una novedad. Es cierto que en Madrid hay gente que dice que el Estado de las autonomías no puede funcionar. Y ello se traduce en prescindir de los textos legales. De AP está claro que es ésta su intención". Negó haber hablado de la necesidad de reconducir las autonomías no históricas: "Nosotros defendemos el Estado de las autonomías, pero no es un secreto que estuviéramos en su momento en contra de su proliferación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 1984