Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba definitivamente la ley de Educación, el proyecto más controvertido de la etapa democrática

El Congreso de los Diputados aprobó ayer, de manera definitiva, el proyecto de ley orgánica del Derecho a la Educación (LODE), uno de los textos más polémicos y sin duda el que mayor número de enmiendas ha concitado de cuantos han entrado en las Cortes desde que se instauró el régimen democrático. Sin embargo, esta aprobación parlamentaria no incidirá en la vida cotidiana de los colegios españoles hasta dentro de varios meses.

A partir de hoy, el Grupo Popular dispone de tres días para presentar el recurso previo de inconstitucionalidad que ayer, una vez más, Óscar Alzaga anunció como proyecto inmediato de su grupo parlamentario. Probablemente los diputados del Grupo Popular presentarán la documentación previa ante el Tribunal Constitucional mañana sábado.Si el Tribunal Constitucional admite a trámite dicho recurso, pasarán otros ocho días hasta que el Grupo Popular pueda presentar el verdadero recurso de inconstitucionalidad, en el que argumentará con todo detalle las razones por las cuales la LODE no cumple con los preceptos de la Constitución, a juicio del grupo parlamentario de Fraga.

A partir de aquí, el Tribunal Constitucional dispone de todo el tiempo que estime necesario -sin plazos impuestos- para dictar sentencia. El Gobierno confía en que el más alto intérprete de la Constitución emita su fallo con el tiempo suficiente para que pueda publicarse en el Boletín Oficial del Estado, ser sometido a la firma del Rey, y entrar en vigor antes del próximo curso escolar 84-85.

La oposición conservadora, lógicamente, pretende todo lo contrario, y tras haber intentado demorar en lo posible la tramitación parlamentaria, primero en el Congreso abandonando las reuniones de la ponencia y de la comisión, y después en el Senado presentando 4.160 enmiendas, confía en que la sentencia del Tribunal Constitucional se haga pública una vez iniciado ya el próximo curso escolar.

La LODE fue aprobada por 196 votos a favor, correspondientes al Grupo Socialista y a la Minoría Catalana, 96 en contra, del Grupo Popular y la Minoría Vasca, y seis abstenciones del Grupo Mixto. Un largo aplauso culminó un proyecto de ley que ha precisado más de cinco meses de debates parlamentarios.

Por lo que se refiere al debate de ayer tarde en el pleno del Congreso, no se oyeron argumentos que no hubieran sido expuestos ya en anteriores discusiones sobre la LODE. Tal vez la única novedad fue el ofrecimiento que hizo el democristiano Óscar Alzaga de que cuando su grupo llegue al poder cambiarán la LODE y -esto es lo novedoso- la nueva ley de educación que implantarán se hará mediante consenso entre ellos y los socialistas. Estos últimos, sin embargo, acogieron este ofrecimiento de un futuro pacto escolar con total escepticismo.

José María Maravall, el ministro de Educación señaló que mediante la LODE, "existirá en nuestro país, como en todas las naciones occidentales, una enseñanza pública y una enseñanza privada", continuó el ministro. "Y aun dentro de esta última habrá una parte de ella que perciba fondos públicos. Pero el control de esos fondos será escrupuloso; la enseñanza privada concertada -es decir, la regentada por propietarios privados, generalmente órdenes religiosas, pero financiada al 100% con fondos del Estado-, no será terreno en el que florezcan negocios fáciles, sino componente básica del servicio público de la educación". La intervención de Maravall fue, al igual que todas las que se sucedieron a lo largo del debate, interrumpida y jalonada por aplausos de sus partidarios y abucheos de sus detractores.

El representante de la Minoría Catalana, Josep López de Lerma, lamentó que el futuro escolar español tampoco sea fruto de un pacto escolar: "La sociedad educativa del mañana nace hipotecada, porque no ha sido fruto de la comprensión y el acuerdo, sino de la voluntad de unas mayorías parlamentarias, lícitas, desde luego", dijo, "pero que son siempre temporales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de marzo de 1984

Más información

  • El Grupo Popular presentará recurso previo de inconstitucionalidad, en un nuevo intento de retrasar la ley