Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE boicotea las votaciones de la LODE para quebrar la táctica del Grupo Popular

El pleno del Senado que debate el proyecto de ley Orgánica del Derecho ala Educación (LODE) se inició ayer por la mañana sin quorum suficiente para seguir votando las enmiendas por el procedimiento nominal que había solicitado el Grupo Popular. Las votaciones quedaron interrumpidas a las cinco de la madrugada y, cuando cinco horas después fue reanudada la sesión, los senadores socialistas optaron por quedarse en los pasillos a fin de que no pudiera continuar el sistema impuesto por los populares. La mayoría de los grupos parlamentarios considera que la labor obstruccionista del Grupo Popular es una tomadura de pelo para la Cámara.Los senadores del Grupo Vasco abandonaron el salón de plenos el jueves por la noche, porque consideran que la táctica popular "es una burla a la Cámara y un atentado a los derechos de los senado res" según palabras de su porta voz, Carmelo Renovales. Para Bernardo Bayona, del Grupo Socialista, los miembros del Grupo Popular "no quieren dialogar con nosotros, sino con el reloj y el calendario".

El prestigio de la Cámara

En opinión del grupo Cataluña al Senado no se está realizando un debate serio y ello está perjudicando al prestigio de la Cámara Alta El senador del Grupo Mixto Pere Portabella manifestó que "aunque nuestro grupo es heterogéneo la mayoría está de acuerdo en que se trata de una táctica de obstruccionismo. Se está poniendo en cuestión el funcionamiento del sistema parlamentario".

Por su parte, el Grupo Popular está dispuesto a seguir solicitando la realización de votaciones nominales y públicas para cada una de las más de 4.000 enmiendas que presentaron. Los socialistas mantienen su sistema de retrasar las votaciones nominales para la noche, dado que su grupo puede permitirse enviar a sus miembros a descansar por turnos.

El debate se ha convertido, así, en una prueba de resistencia física. Quedan más de 2.000 enmiendas por debatir y si el Grupo Popular persistiera en su táctica de solicitar votaciones nominales harían falta 15 días para este menester. Los socialistas entienden que la oposición desea llegar a la fecha final del debate sin que todas las enmiendas hayan sido discutidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 1984