Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ametrallamiento de dos pesqueros españoles en aguas francesas

Guerra advierte en Luxemburgo a los socialistas franceses que "los problemas de la pesca no se resuelven con fusilamientos"

El vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, protagonizó ayer en Luxemburgo, durante una reunión de partidos socialistas europeos, un fuerte enfrentamiento con el primer secretario del Partido Socialista francés, Lionel Jospin, a raíz del ametrallamiento, ocurrido el pasado miércoles, de dos pesqueros españoles en aguas comunitarias. Guerra dijo que "los problemas de la pesca no se resuelven con fusilamientos", y precisó que esos métodos no los utiliza ni el presidente de Libia, Muamar el Gadafi. La tensión originada en las relaciones hispano-francesas tras el ametrallamiento a dos pesqueros de Ondárroa se incrementó ayer con la llegada a Madrid del primer ministro francés, Pierre Mauroy, a quien el presidente del Gobierno español, Felipe González, exigirá hoy "explicaciones concretas" sobre lo ocurrido, según manifestaron fuentes gubernamentales.

En Luxemburgo, donde se celebra estos días el congreso de la Unión de Partidos Socialistas de la Comunidad Económica Europea, Alfonso Guerra cruzó duras palabras -citando a Gadafi como buen ejemplo- con el primer secretario del Partido Socialista francés, Lionel Jospin, informa . Guerra llegó a aceptar como hipótesis la responsabilidad española en la transgresión del acuerdo pesquero, pero condenó los métodos usados por Francia. Guerra y Jospin ya mantuvieron una entrevista el jueves por la tarde -"durísima y desagradable", según el español-, pero el enfrentamiento se reanudó con los discursos de ayer.Guerra dijo que incluso una persona como "Muamar el Gadafi, cuando alguien comete una infracción administrativa en la pesca, arresta y detiene a los barcos. No podemos resolver esos problemas en Europa con el fusilamiento de pescadores", manifestó Guerra, entre grandes aplausos de los socialistas europeos. Jospin le replicó en una conferencia de prensa: "Espero que, en previsión de las discusiones sobre la ampliación de la CEE, los españoles tengan la intención de considerar a Francia y a sus aguas territoriales un poco mejor que Gadafi.

El cuadro de Goya

Guerra, en respuesta a la acusación de Jospin de que los barcos españoles no respetan los reglamentos de la CEE, aceptó como hipótesis la responsabilidad de la .transgresión de las normas comunitarias por parte de los barcos españoles, pero rechazó contundentemente el método empleado por Francia. El vicesecretario general del PSOE llegó incluso a evocar el cuadro Los fusilamientos del 3 de mayo, de Goya, que plasmó "fusiles franceses contra españoles". Agregó que los españoles "hemos enterrado esa imagen, y no quisiéramos que vinieran a reanudar esas imágenes históricas, sino que franceses y españoles vivan en convivencia amistosa".

La actitud de Jospin causó profundo malestar entre algunos socialistas europeos. Así, Carlo Ripa di Meana, dirigente del Partido Socialista Italiano, afirmó que presentará una nota de condena de la actitud de París si Francia, "recordando el derribo del Boeing surcoreano por los cazas soviéticos". Ripa di Meana llegó incluso a decir que "la próxima.vez usarán un misil Exocet".

El presidente del Gobierno, Felipe González, exigirá al primer ministro francés, Pierre Mauroy, con quien se entrevistará a mediodía de hoy en el palacio de la Moncloa, "explicaciones concretas" sobre el ametrallamiento, según informaron ayer fuentes gubernamentales. Las reacciones oficiales de ambos Gobiernos sobre el problema fueron ayer muy escasas, a la espera de la celebración de esta entrevista. No obstante, en medios diplomáticos españoles se insistió a última hora de ayer en que el Gobierno español "está totalmente insatisfecho por las explicaciones ofrecidas hasta el momento por parte francesa".

En medio de este clima de tensión llegó a mediodía de ayer a Madrid Pierre Mauroy, invitado por el alcalde de Madrid, para asistir, en su calidad de alcalde de Lille, a una reunión de la Federación Mundial de Ciudades Hermanadas.

Basura contra la embajada

La presencia de Mauroy en España originó diversos incidentes y gestos de protesta en diversos ambientes a lo largo de la jornada. El primero se produjo incluso antes de la llegada del primer ministro francés, durante la reunión de la Comisión Permanente del Ayuntamiento de Madrid.

A mediodía, grupos de jóvenes estudiantes de colegios próximos a la residencia del embajador francés en Madrid, situada en la calle de Serrano, se acercaron al edificio, interrumpieron el tráfico de vehículos y gritaron diversas consignas insultantes contra el Gobierno de París. Por la tarde, una treintena de jóvenes pertenecientes al Movimiento Falangista Español apedreó la sede diplomática francesa y lanzó contra sus muros bolsas de basura y excrementos.

En este clima de tensión, el ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, no acudió a unas jornadas sobre el ingreso de España en la CEE organizadas en Sigüenza. El embajador francés excusó también su presencia en la inauguración de una exposición del pintor francés Paul Cézanne. El programa de televisión La clave, dedicado precisamente a las relaciones hispano-francesas, comenzó sin la presencia de invitados, entre los que figuraba inicialmente José María de Areilza, que rehusó públicamente asistir al programa por considerarlo "inoportuno y contraprocudente".

Un supuesto portavoz de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) amenazó, en llamada a medios informativos vascos, con actuar contra los intereses franceses si el país vecino continúa ametrallando pesqueros españoles. Para el mediodía de hoy, Nuevas Generaciones de Alianza Popular ha convocado una manifestación ante la Embajada francesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 1984

Más información

  • Protestas de los partidos políticos por la presencia de Mauroy en Madrid y apedreamiento de la Embajada de Francia