Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamamiento de los sindicatos bolivianos ante el peligro de un inminente golpe de Estado

La poderosa Central Obrera Boliviana (COB) ha hecho un llamamiento a los sectores laborales del país para que se declaren en emergencia y alerta general ante el peligro de un inminente golpe de Estado contra la democracia.

Simultáneamente, el presidente, Hernán Siles Zuazo, sé apresta a cambiar la estructura de su Gobierno, precisamente para enfrentar mejor la amenaza golpista, y un ex comandante en jefe del Ejército de Tierra, el general Humberto Cayoja Riart (que protagonizó un golpe de Estado sin éxito en mayo de 1981), ha pedido a las Fuerzas Armadas que asuman sus responsabilidades a fin de "luchar contra la anarquía".En un discurso pronunciado en Santa Cruz (1.000 kilómetros al este de La Paz), el general Cayoja afirmó que Bolivia ha pasado del "autoritarismo del general Luis García Meza" (que estuvo en el poder entre 1980 y 1981) a la "anarquía de una seudodemocracia" que, en su opinión, "conduce al país a la bancarrota".

El general Cayoja denunció la desintegración de la Unión Democrática y Popular (UDP), coalición en el poder desde octubre de 1982 -Compuesta por el Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI) y el Partido Comunista Boliviano, (PCB)- que, en su opinión, lleva al pais camino de la desintegración.

Las declaraciones del general, próximo colaborador del antiguo presidente Hugo Bánzer (en el poder entre 1971 y 1978), provocaron una inmediata reacción de la COB, que denunció, por tercera vez en tan sólo cinco días, el peligro inminente de un golpe de Estado. El dirigente de la central sindical, Juan Lechín Oquendo, había asegurado dos días antes que el general Mario Vargas Salina, jefe del servicio de personal del Estado Mayor del Ejército de Tierra, y que también fue colaborador de Bánzer, preparaba un golpe contra la democracia.

Varios ministros, entre ellos el titular de Defensa, Manuel Cárdenas, han subrayado que existen grupos de militares desplazados del mando y políticos que formaron parte de las dictaduras del coronel Natush y del general García Meza que están interesados en truncar el proceso democrático.

Huelga de transportistas

La situación se complica aún más con la huelga general indefinida declarada por los transportistas y que comenzó hace una semana, que ha paralizado virtualmente al país y ha provocado serios enfrentamientos entre diferentes sectores laborales. La COB ha advertido al Gobierno sobre preparativos subversivos ante la actitud de los transportistas.Siles ha mantenido reuniones de emergencia en los últimos días con los mandos militares y dirigentes sindicales para evaluar la temperatura política, aunque oficialmente se lia calificado a los encuentros como rutinarios. Si bien el presidente Siles ha restado importancia a los presuntos preparativos golpistas, ha reiterado que imprimira un cambio de marcha a su mandato para afrontar con decisión la crisis económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 1984