Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González propone a Garaikoetxeaa un pacto leal a la Constitución

El presidente del Gobierno, Felipe González, ha propuesto a Carlos Garaikoetxea, vencedor en las elecciones autonómicas vascas celebradas el domingo, lograr un acuerdo político "que suponga un respeto riguroso al Estado y a la Constitución, sobre la base de la lealtad personal e institucional". El lendakari, que recibió esta propuesta del presidente del Gobierno en llamada telefónica en la misma noche electoral, ha afirmado públicamente su disposición a iniciar un diálogo urgente con Madrid para salir del "atasco en que se encuentra el embrollo autonómico".Carlos Garaikoetxea, según fuentes del Gobierno vasco, es partidario de formar un Gabinete monocolor, por lo que se dispone a iniciar contactos con el resto de las fuerzas políticas parlamentarias para conocer su intención de voto en la sesión de investidura y explorar la posibilidad de pactos que garanticen una mayoría estable en el Parlamento vasco.

El lendakari Garaikoetxea dispone de una situación relativamente cómoda con los 32 escaños del Partido Nacionalista Vasco, ya que la ausencia de los 11 parlamentarios de Herri Batasuna le deja en igualdad de fuerza parlamentaria con el resto de los partidos de la oposición.

Su primera dificultad se plantea en su investidura, para la que precisa en primera vuelta una mayoría de 33 votos. En segunda vuelta necesita para salir elegido los 32 votos del PNV, más, al menos, una abstención, con lo que obtendría la mayoría simple. De la misma forma, si se presentaran otros candidatos, como al parecer es la intención del Partido Socialista de Euskadi-PSOE, los 32 votos del PNV bastarían para asegurar la reelección de Garaikoetxea en esa segunda vuelta.

Los resultados de las segundas elecciones autonómicas vascas han confirmado la singularidad del mapa electoral de Euskadi, conuna hegemonía del PNV, una clara segunda posición de los socialistas -que casi han doblado su voto respecto a las autonómicas de 1980- y la consolidación de un voto nacionalista radical en torno a los 150.000 sufragios de Herri Batasuna, la fuerza política para la que ETA Militar pidió expresamente el voto.

Páginas 9 a 11

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de febrero de 1984

Más información

  • El 'lendakari' se inclina por formar Gobierno monocolor