Bofill y el acoso a Escuredo

(...) Lo que sí presumo, intuyo y huelo es que a Escuredo le harán pagar caro su desplante a Madrid. Y la guerra ha empezado. Con Alfonso de protagonista, eso pienso.Admiro la profesionalidad y la honestidad del diario EL PAIS. Pero yo, por ahora y con esos datos, no me creo lo del chalé de Escuredo. Ni esa historia de buenos y malos, donde el único que se salva es el testaferro en Sevilla del vicepresidente del Gobierno. Aunque no niego nada, en política todo y más es posible.

Van por Escuredo. Pepe Fernández lo definía perfectamente en su columna radiofónica de la SER: "Se trata -eso dijo el compañero- de una operación de acoso y derribo". Es una vieja batalla que ahora se ha recrudecido.

Más información

10 de febrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 10 de febrero de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50