Revisión crítica del mariscal Pardo de Cela en su centenario

El mariscal Pardo de Cela ha sido objeto de una revisión crítica dentro de los actos conmemorativos del quinto centenario de su muerte, que se iniciaron el pasado domingo en Mondoñedo (Lugo), en cuya plaza fue ejecutado el 17 de diciembre de 1483, y que finalizaron ayer, organizados por el ayuntamiento de la ciudad la delegación de Cultura de la Xunta de Galicia y la diputación provincial.El mariscal Pardo de Cela, considerado como el primer gran galleguista defensor de las libertades de su patria y el mito del individualismo revolucionario por negarse a someterse al poder absoluto de Castilla, "no es ni un bandolero ni un rebelde", según Eduardo Pardo de Guevara, "sino un hombre de gran prestigio".

Alfonso de Figueroa cree que "fue víctima de las enemistades de otros nobles de su tierra", que lo enfrentaron con los Reyes Católicos, llevándolo a negarse a reconocer a la reina Isabel y a no obedecer la orden de los gobernadores de que devolviese la plaza de Vivero, que mantenía en su poder.

Pardo de Cela fue decapitado junto a su hijo de 22 años y al señor de Castro de Ouro en la plaza mayor de Mondoñedo. Dice la leyenda que su cabeza, al caer, dio tres botes en el suelo, diciendo: "Credo, credo, credo". Su hija volvía con el indulto firmado por los Reyes Católicos, pero unos clérigos la entretuvieron para que el perdón no llegase a tiempo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 17 de diciembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50