Preocupa el consumo de drogas entre empleados de plantas nucleares de EE UU

El consumo de cocaína, marihuana, hachís y otros alucinógenos por empleados que trabajan en plantas nucleares que generan electricidad comienza a preocupar a la Administración federal norteamericana.Recientemente se hizo pública la detención de unas 30 personas por este tema, incluídos tres guardias de seguridad de la planta instalada en el llamado Cañón del Diablo, en California.

Los sospechosos fueron detenidos por vender cocaína en el centro atómico, en el que trabajan casi 9.000 personas.

Este es el segundo caso de comercio y consumo de drogas entre empleados en una planta nuclear descubierto en el estado de California en lo que va de año. En agosto pasado, guardias del centro atómico de San Onofre fueron sancionados por consumo de estupefacientes.

Las detenciones en la planta del Cañón del Diablo, situada junto a la localidad de San Luis Obispo, se produjeron después de una investigación de varios meses entre personal de tres compañías privadas que trabajan con la central atómica.

Un grupo especial coordina las investigaciones para determinar la gravedad del problema en esta central nuclear. Existe orden de detención contra otras diez personas acusadas de venta de drogas en la zona, según la policía de la localidad californiana de San Luis Obispo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de diciembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50