Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo de gobierno de la Junta andaluza aprueba el proyecto de ley de Reforma Agraria

La ley para la Reforma Agraria entrará en el Parlamento andaluz mañana, tras haber recibido ayer el visto bueno del consejo de gobierno de la Junta de Andalucía. Entre el texto anunciado en Carmona y el que ha pasado la aprobación de la Junta hay escasas diferencias. Ha sido enriquecido con algunos detalles y el impuesto de infrautilización, contestado por la derecha, que estima que podría ser anticonstitucional, apenas ha sufrido alguna alteración técnica.

Entre las novedades más notables introducidas en el texto del anteproyecto y comentadas ayer por el propio consejero de Agricultura, Miguel Manaute, en conferencia de prensa ofrecida al término del consejo de gobierno, destaca la creación de juntas provinciales de la reforma agraria, organismos a crear para la puesta en marcha sobre el terreno de los proyectos comarcales, y en los que tendrán participación las distintas fuerzas sociales con presencia en la comarca. Igualmente se facilita en el nuevo texto la compra de tierras por parte de los colonos. Otra novedad es la introducción de dos decretos de actuación; uno previo a la actuación en la comarca, que establecerá un perímetro provisional y contendrá las medidas cautelares para que la actuación posterior no se pueda impedir y el segundo con designación del perímetro definitivo.Como índices para conocer el nivel de aprovechamiento de las tierras se manejarán tres unidades: producto bruto por hectárea, nivel de empleo por hectárea y capital de explotación por hectárea. Se mantiene en el proyecto, aunque con algún retoque en su redacción, el impuesto de infrautilización, una especie de multa que sancionará a los propietarios que estén por debajo del rendimiento óptimo con impuestos de diferente cuantía, según sea la distancia hasta ese rendimiento óptimo. La derecha ha atacado duramente este aspecto de la ley, que tacha de anticonstitucional.

Según pudo saber este periódico, en las últimas semanas los responsables de agricultura introdujeron en el texto de la ley cuatro artículos que la ponían a salvo de injerencias medioambientales. Estos cuatro artículos fueron retirados por la Ejecutiva del PSOE. El Gobierno andaluz trata de compaginar, en una tarea dificil que ha creado tensiones internas, una política seria de medio ambiente con la reforma agraria. Agricultura ha conseguido que las transferencias del Instituto para la Conservación de la Naturaleza (Icona) pasen a este departamento y que los medios de dicho organismo, junto con los del IRYDA, den lugar a la creación del Instituo Andaluz de la Reforma Agraria (IARA), organismo creado en la ley que tendrá la misión de determinar las comarcas en las que se pueden producir expropiaciones o cualquier otro tipo de actuación similar y asentamientos de colonos, así como efectuar dichos planes.

Problema interno

La lucha entre Agricultura y Medio Ambiente ha constituido un problema interno en la Junta en las últimas semanas. Si por unlado han sido retirados los citados cuatro artículos de la ley de Reforma Agraria, por otro se ha visto retrasada, sin justificación, la ley de creación de Agencia de Medio Ambiente. De dicha ley ha sido, por el momento, retirada la precisión de que el director de la agencia tendrá rango de viceconsejero.La ley de Reforma Agraria enviada al Parlamento, en el que el PSOE posee una abrumadora mayoría, propone una utilización más profunda de la Ley de Fincas Manifiestamente Mejorables y contiene la posibilidad de expropiaciones forzosas, si bien tal posibilidad se halla muy matizada en el articulado. De su lectura se saca la impresión de que serán mucho más frecuentes los arrendamientos forzosos que las expropiaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1983

Más información

  • El polémico impuesto de infrautilización no ha sido retirado