Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia, 'enfant terrible' de la Alianza Atlántica

Yannis Kapsis, viceministro de Exteriores griego, habla de la relaciones de Atenas con EE UU, la OTAN y Turquía

Cuentan en Atenas que uno de los coroneles griegos preguntó en una ocasión a Franco sobre el número de sus opositores. Franco, después de un rápido cálculo, contestó que unos ocho millones. "Eso nos consuela", replicó el uniformado, "nosotros sólo tenemos 7.700.000 opositores". Esta era entonces la cifra de toda la población de Grecia. Nueve años después de acabar con el régimen militar, este país se ha convertido en la democracia más audaz de Occidente, con un gobierno que ejerce de enfant terrible de la OTAN y una derecha que habla, sin escrúpulos de 1974 como "el año en que nos liberamos de la dictadura". Hoy Grecia sorprende en Europa por una política exterior que en este país es un tema de consumo interno. La opinión pública griega, habituada a ver en Estados Unidos el culpable de todos sus males, sigue de cerca los movimientos de las fuerzas políticas en lo que respecta a las relaciones con Washington, la OTAN y Turquía, el enemigo de siempre. Responsable máximo de estos tres temas en el Ministerio de Asuntos Exteriores es el viceministro Yannis Kapsis, con quien EL PAIS mantuvo una conversación.

Por Yannis Kapsis pasa el 80% de los problemas más delicados de Grecia, y esto se refleja en su rostro y en sus maneras. Es un hombre tosco que parece guardar un malísimo recuerdo de sus 34 años como periodista y jamás concede entrevistas. Se ha ganado en Atenas tanta fama de poderoso como de inaccesible, y, quizá por conocerlos mejor que nadie, mide cada palabra que dice sobre temas de política exterior.Su opinión sobre las responsabilidades externas en el conflicto chipriota es que "no es el momento de decir quién es responsable o quién no. No tenemos ninguna indicación, ninguna información, de que nadie pueda ser responsable, excepto el Gobierno de Ankara, porque creo que Denktash (el presidente de la nueva República turcochipriota) no habría procedido a la creación de ese seudoestado sin el permiso de Ankara".

Otan y Estados Unidos

Estima que la fuerte amistad que une a los Gobiernos de Turquía y Estados Unidos no es razón suficiente para acusar a Washington por los sucesos de Chipre. "Estados Unidos tiene muchos amigos en el mundo. Tiene, por ejemplo, relación con el Reino Unido; sin embargo, no podemos considerar a Estados Unidos responsable de todo lo que haga la señora Thatcher. Pero tanto Estados Unidos como Gran Bretaña, como la República Federal de Alemania, como todos los países que apoyan a Turquía, pueden ejercer una fuerte y efectiva influencia sobre el Gobierno de Ankara para anular ese Estado (el turcochipriota)".Kapsis no considera negativo el hecho de que la OTAN no se haya pronunciado sobre el conflicto Chipriota; por el contrario, afirma que, "puesto que la OTAN no es una organización política, preferimos que permanezca al margen de este asunto. A la OTAN le afecta el desacuerdo entre Grecia y Turquía en lo que atañe a sus planes de defensa".

A pesar de las notables diferencias entre Washington y Atenas sobre temas como Polonia, Afganistán o euromisiles, el viceministro griego no acepta la opinión de que su país critique con más energía a Estados Unidos que a la Unión Soviética. "Nosotros no hemos criticado a Estados Unidos por el tema de Chipre, porque su posición ha sido muy positiva; tampoco hemos criticado a la URSS, porque su posición también ha sido positiva. Nosotros no criticamos a Gobiernos individuales, sino los actos que no están de acuerdo con nuestra política".

Admite que "posiblemente es verdad." que el Gobierno griego ha tenido más roces con Washington que con Moscú, pero asegura que eso se debe exclusivamente "a que tenemos más relaciones, a que tenemos relaciones más estrechas".

Evitar una escalada

Sobre la posibilidad de que Atenas rompa relaciones diplomáticas con Ankara por los sucesos de Chipre, Yanis Kapsis explica que "Chipre es el tema número uno de nuestra política, y haremos todo lo que sea posible y todo lo que sea necesario por Chipre, pero al mismo tiempo todo lo que sea posible y todo lo que sea necesario para evitar una escalada y buscar una solución pacífica".Mucho más elocuente, el director de la oficina de relaciones con la Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores, George Nikolopoulos, afirma que existen "condiciones especiales que hacen que no podamos romper relaciones con Turquía".

En relación con la permanencia de Grecia de la OTAN, Nikolopoulos reconoce que "cuando el PASOK estaba en la oposición estaba en contra de la OTAN. No es que hayamos cambiado ahora", añade; "es la situación internacional la que ha cambiado, como lo demuestra el caso de Chipre".

El portavoz justifica la hostilidad que Estados Unidos despierta entre los griegos por "una larga historia en la que el pueblo ha sufrido la intervención de Estados Unidos. El ejemplo más reciente es el respaldo de EE UU a la junta de los coroneles", que gobernó Grecia entre 1967 y 1974.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de noviembre de 1983