Tribuna:SPLEEN DE MADRIDTribuna
i

¿Existe el PSOE?

Primero fueron tres millones de "votos prestados" y ahora son, según la derecha / derecha, cinco millones de votos equivocados. O sea, que la victoria del PSOE se va quedando en nada, es una cosa de manirrotos democráticos que derrocharon su voto alegremente, borrachos de mistela electoral, y casi todos votaron lo que no querían. Ya puestos, habría que impugnar las últimas generales, en su totalidad, y hacer un referéndum tipo Fraga / 66, donde salían más adhesiones a Franco que franquistas. Lo maravilloso del fracaso absoluto es que uno puede dedicarse a fantasear absolutamente, y esto les viene pasando a nuestras variadas y versicolores derechas en sus pubs, pufs, bares / chaflán y barras de última hora de la tarde, cuando las piedras de hielo tintinean en el whisky como la esquililla del Santísimo que se les va a llevar, como caridad, a los enfermos, o sea, a los socialistas, que sólo sacaron diez millones de votos por manirrotismo y empanada mental de España, que quería votar derecha total, y votó, pero en qué estaríamos pensando, Jesús, Jesús, si es que anda una como tonta, con tanta carta de ajuste y tanto top / less, izquierda total / sentimental. Yes. Parece ya como que presidente Felipe está gobernando por error, como que todo se debe a una interminable fiebre de aquellos contables -geniales y alucinados que fueron Kafka o Melville. La última maña mass / media de la derecha / derecha es presentarnos al presidente como un error / inmenso error colectivo, que gobierna muy a pesar suyo, como si no se hubiese preparado para eso, espartanamente, desde los dieciséis años, y sin pasar por los fuegos de campamento del Frente de Juventudes y Ortí Bordás, lo cual, reconozcámoslo, supone un hueco en su cultura histórica y su formación política, porque Ortí Bordás -a quien sólo he visto en el estreno más ultra de la temporada, el de López Aranda- hacia fuego frotando dos palos, como Viernes, el criado de Robinson.Sara Mora, que es de las que gustan de quedar bien con la santa, me anuncia envío de traje fastuoso para mi señora, regalo del modisto tal (cuando me quede con el nombre se lo daré a ustedes, quizá mañana). Así me parece a mí que arreglan las cosas las personas de la derecha civilizada, y no mediante las computadoras retroactivas de la imaginación. Lara / Planeta presenta su Historia de la música con actuación de Plácido Domingo. Estos son: hechos, cosas, que reflejan la marcha, y la marcha (no es lo mismo), del país. Pero Antonio Garrigues-Walker me invita a su conferencia del XXI dentro del ciclo "La democracia vertebrada" (que suena a Ortega o, mejor, a traición a Ortega), y aquí entramos ya en las arenas movedizas (el Club XXI siempre han sido las arenas movedizas de Madrid, pero con whisky para los camelleros y hasta para los camellos). Aquí es donde pueden volver, con la mejor voluntad y la peor imaginación, a restarle votos al PSOE: tantos por error, tantos por indecisión, tantos por transición, tantos por arrepentimiento o centrismo mal entendido, y al final sale que el PSOE no tuvo más votos que el de Enrique Múgica, a quien veo en las revistas, tripón y todo, junto a su estilizada esposa, que no cree en mí o espera demasiado en mí. (Esto pasa con casi todas las mujeres). El 18 almorzamos con Camilo en Lhardy para celebrar su nueva novela. Es una largo poema en prosa galaicocastellana sobre la Galicia orvallada y escarallada por la guerra. Sólo Valle-Inclán jugaba así con dos idiomas. Qué textura de discurso, Cristo. Gerardo Iglesias también va a caer, para noviembre, en "la democracia vertebrada". Pero la vida es mentira y sólo la política es verdad. Hay cinco millones de españoles desnortados, perdidos, allegadizos al PSOE, que en realidad quisieran ser de la derecha del armario, o sea, Fraga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 14 de octubre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50