Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El secuestro del capitán Martín Barrios por ETApm

Texto íntegro del comunicado de ETApm

Por razones humanitarias, y atendiendo a las insistentes peticiones de la familia del capitán Alberto Martín, EL PAÍS publica hoy el comunicado íntegro que la organización terrorista ETA Político militar exigió el pasado sábado. que se emitiera por TVE, como condición previa para la liberación del secuestrado. Este es el texto íntegro del comunicado:"En función del arresto del capitán del Ejército de Tierra, Alberto Martín Barrios, y del sospechoso silencio con que está siendo, tratado por los medios, de comunicación del Estado -bajo evidente presión del poder militar-, ETApm, Organización Armada para la Revolución Vasca, a través del comando Esteban Urkiaga Lauaxeta, en su estructura operativa, exige de forma inexcusable la lectura del presente texto en los espacios informatívos de la primera cadena de Televisión Española pertenecientes al sábado 8 de octubre (programación de tarde y noche)".

"En noviembre de 1980, una columna de ETApm compuesta por varias mujeres y hombres intentó llevar a cabo una importante requisa de material militar en el cuartel de "Cazadores de Montaña" de Berga (Lérida). Como consecuencia del resultado fallido de la misma, fueron detenidos los militantes Karmele Barandiarán, Arrate Elkoro Iribe, Bingen Gorritxo, Pablo Ibarretxe, Koidó Lakasta, Iza Unamuno, Emilio Sagarzazu, Xabi Urquijo y el catalán Jordi Puig. Desde entonces, todos ellos han permanecido encarcelados en distintas prisiones del Estado español. Casi tres años después, el Ejército ha sabido imponer de nuevo su criterio al poder civil para plantear el proceso dentro de la jurisdicción militar. De este modo, tanto por las desorbitadas condenas pedidas como por el trasfondo revanchista y coactivo que encierran, este juicio tiene un carácter netamente político, en absoluto ajeno a las diferentes ofensivas antinacionalistas que se vienen desencadenando desde distintos niveles del aparato del Estado. Al igual que en aquellas fechas en que el asalto al cuartel de Berga quiso ser una importante medida de presión contra las maniobras del Gobierno centralista y su negativa a la ampliación de los niveles de autogobierno para Euskadi, la situación actual vuelve a girar en torno a los desastrosos efectos producidos por la actitud del Gobierno González y sus intenciones de aplicar exclusivamente medidas represivas para acabar con las reivindicaciones planteadas por el pueblo vasco. En vez de responder a las exigencias de un avance decidido en el terreno de las libertades democráticas y autonómicas que recoja, entre otras cosas, una verdadera amnistía para todos los presos y refugiados vascos, la Administración del PSOE cediendo al chantaje de la derecha y al poder militar, ha lanzado contra todo el movimiento nacionalista vasco y sus sectores revolucionarios en especial, el plan ZEN es decir: un cerco represivo para ahogar cualquier manifestación de rechazo a la política antipopular y antidemocrática dirigida contra Euskadi".

"Ésta es la verdadera significación del juicio de Berga y en ella se enmarcan, como si de una operación de castigo se tratase los más de 1.000 años que suman las condenas pedidas. Este es también uno de los "ajustes de cuentas" que el Ejército ha preparado después de las condenas -farsa a los golpistas del 23-F. Apenas es imaginable tan abismal diferencia de criterios en un país que se dice "democrático". Dentro de esta situación y tal como lo están denunciando diferentes sectores sociales y políticos, este juicio que se va a celebrar en Lleida contra ocho militantes abertzales vascos y uno catalán, supone un hito significativo en la continua supeditación de la población civil al poder militar, tanto a nivel legislativo como político. Del mismo modo, este proceso se está caractérizando como una de las respuestas intiniidatorias con la que los militares pretenden coartar los procesos de liberación nacional y social de los diversos pueblos oprimidos del Estado centralista español. Por ello, los nueve encausados han sido reducidos a la figura de "rehenes políticos" en manos de uno de los ejércitos más reaccionarios e intolerantes de toda Europa".

"Así, las fuerzas políticas llamadas democráticas han tenido que asistir al vergonzoso espectáculo en que el Ejército -español, pisoteando impunemente lálegislación civil, ha negado la libertad provisional a los encausados, a pesar de que ésta hubiera tenido que serles aplicada autornáticamente tras haber permanecido más de 30 meses en prision preventiva. Esta nueva provocación del poder militar y del centralismo no podía, por lo tanto, quedar sin una contestación adecuada de las fuerzas populares vascas".

"Consecuentemente, ETApm, Organización Armada para la Revolución Vasca, ha decidido llevar a cabo el presente arresto, tomando al capitán Martín Barrios, en función de su cargo y de sus actividades reales en la estructura militar española afincada en Euskadi, como "rehén alternativo" que resume" en su condición de "detenido", la denuncia de las tareas quedesempeñan las FAS en su papel de gendarme" custodiador del orden que la clase dominante pretende mantener en todo el Estado".

"Asimismo, ETA, Euskal Iraultzarako Erakuride Harmatua, hace un llamamiento a la clase trabajadora y al pueblo en general, para que apoyen todas las convocatorias de movilización a favor de estos militantes abertzales. En la lucha por la libertad de los procesados en Berga, y de todos los presos vascos, sin distinción alguna se recoge también, una vez más, la protesta de todo el pueblo vasco ante los obstáculos que se le interponen en su proceso de liberación hacia la independencia y el socialismo. En Berga se juzga de nuevo a Euskadi. Libertad para todos los encausados. No al intervencionismo político del Ejército. Amnistía orokorra. Herri Armatua Inoiz ez Zaripatua. Euskadi, 7 de octubre de 1983".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 1983