Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATALUÑA

Tres concejales antinucleares del Ayuntamiento de Ascó, detenidos durante un encierro

Tres concejales del consistorio de Ascó -Antoni Ribes, Jean Pérez y Josep Jornet- fueron detenidos a primeras horas de ayer por la Guardia Civil cuando mantenían un encierro en el ayuntamiento en solicitud de que se convocase un pleno municipal sobre la central nuclear. La Guardia Civil afirmó recibir órdenes del gobernador civil. Posteriormente, los tres concejales, miembros de la candidatura antinuclear, fueron puestos en libertad sin cargos. La detención, que se realizó en contra de la voluntad del alcalde, ha merecido el rechazo del ayuntamiento en pleno y de la población.

El alcalde de Ascó, Tomás Biarnés, convocó para mañana jueves, a las 19 horas, un pleno municipal extraordinario, para debatir los problemas planteados en torno a la central nuclear, atendiendo la petición del grupo antinuclear Unió de Progrés Municipal. Tres de los cuatro concejales de este grupo, minoritarios en el ayuntamiento, fueron los que se encerraron ayer en demanda de la convocatoria del pleno, informa Xavier Bas.Según manifestaron los encerrados, sólo depondrán su actitud una vez que se convoque la sesión.

Casi 24 horas después de iniciarse el encierro, vanos números de la Guardia Civil se presentaron ante el Ayuntamiento de Ascó e intentaron, junto con el alcalde, disuadir de su acción a los ocupantes. Ante el fracaso de las negociaciones, y aprovechando una momentánea ausencia de la primera autoridad local, las fuerzas de la Guardia Civil, que decían tener órdenes del gobernador, desalojaron a los tres concejales, trasladándoles. al cuartel de Flix, donde fue instruido el correspondiente atestado. Posteriormente, los cencejales fueron puestos en libertad y conducidos de nuevo a Ascó. Durante toda la mañana, una gran multitud de vecinos se congregó en los aledaños de la casa consistorial, increpando a la Guardia Civil y al alcalde.

En una sesión plenaria convocada con carácter de urgencia para tratar exclusivamente, de la evolución de los hechos. El ayuntamiento en pleno aprobó un documento en el que deplora los hechos ocurridos por considerar "que no existieron desórdenes públicos ni altercados", lamenta la actuación de las fuerzas de orden público que "no respetaron la autoridad local", y requiere al gobernador civil que deje sin efecto el atestado instruido, por creer que no existen causas de delito ni falta de ninguna clase.

La asociación de vecinos local ha convocado para el próximo domingo una concentración ante el ayuntamiento, en apoyo de la oposición municipal.

La corporación municipal de Ascó mantuvo una radical oposición a la central nuclear ubicada en su término municipal durante la anterior legislatura. En las elecciones de mayo, sin embargo, la candidatura encabezada por el anterior alcalde, Joan Carranza, sólo obtuvo cuatro escaños, frente a los siete conseguidos por una lista de independientes. Poco después de constituirse la nueva corporación, los concejales de Unió de Progrés solicitaron la convocatoria de un pleno extraordinario con un único punto a debate: la central nuclear. Con ello, se pretendía forzar al grupo que actualmente domina el ayuntamiento, considerado como próximo a las empresas eléctricas, a definir su posición ante la cuestión nuclear.

Transporte de material radiactivo

Por otra parte, un transporte de material radiactivo, probablemente uranio, fuertemente custodiado por guardias civiles, atravesó el martes por la noche la Zona Franca del puerto barcelonés y la parte sur de Barcelona. El destino de la mercancía, almacenada en dos camiones articulados, era la central nuclear de Ascó (Tarragona).Ningún organismo oficial quiso responsabilizarse ayer del contenido de los camiones y de si se habían cumplido las normas mínimas de seguridad exigidas en el transporte de uranio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1983