Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno condiciona la subida de la gasolina a la evolución del IPC

El Consejo de Ministros, que se celebra hoy en la Moncloa bajo la presidencia de Felipe González, tiene previsto aprobar una subida media de las tarifas eléctricas en torno al 6% e introducir una modificación en la estructura tarifaria. Fuentes de la Administración consideran improbable que en el mismo Consejo se decida un incremento en los precios de los productos derivados del petróleo, con excepción del butano, pese al informe favorable en tal sentido que ha elaborado Campsa.

El deseo del Gobierno de mantener el incremento del índice de Precios al Consumo (IPC) en los niveles previstos por el Ministerio de Economía y Hacienda (no más del 12% a final de año), parece aconsejar un retraso a una fecha más tardía de la subida de las gasolinas, aunque las fuentes consultadas estiman probable una decisión sobre los precios de los gases licuados del petróleo, concretamente el butano y propano, sobre los que ha incidido desfavorablemente la depreciación experimentada por la peseta en relación al dólar en el curso del año.

Otra razón que parece pesar en el deseo del Gobierno de retrasar la subida de las gasolinas, gasóleos y fueles es el impacto que la misma tendría en los costes de producción de energía eléctrica, que están condicinados en parte por la evolución de los precios de los fueles. El Ministerio de Industria, en las recientes conversaciones que ha mantenido con las compañías eléctricas, tan sólo ha aceptado un incremento del 6% para las tarifas, subida que es complementaria del 7,5% decidido a principios de año.

Propuesta de las eléctricas

Las eléctricas habían propuesto una subida muy superior y argumentaban que si se incrementaban los precios de los derivados del petróleo, lógicamente debía considerarse una subida mayor para incluir este coste adicional a los financieros, causa fundamental de la subida complementaria que se decidirá hoy. La decisión de hoy en los precios eléctricos es resultado de las recientes auditorías que sobre los costes de producción de energía eléctrica y de las compañías ha elaborado la firma norteamericana Arthur Andersen.Según el último informe elaborado por la delegación de Hacienda en Campsa, la depreciación de la peseta ha invertido el ritmo de ingresos fiscales que pesan sobre los productos derivados del petróleo. Para compensar esta inversión en los ingresos fiscales, los precios de venta al público de las gasolinas debían modificarse en torno a un 9%-10%, debiendo ser superior el aumento para los gasóleos que para las gasolinas. Con esto se racionalizaría la estructura del precio de los productos derivados del petróleo. Un factor que influirá en la subida prevista en los gases licuados derivados del petróleo es el de las pérdidas de la empresa distribuidora, Butano.

Por otra parte, un estudio del Ministerio de Industria y Energía sobre la subida de tarifas eléctricas prevé la posibilidad, según Efe, de que desciendan en un 3,22% las tarifas industriales de baja tensión, que son las que se aplican en la mayoría de las industrias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1983