Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La basura de las ciudades

Los organismos responsables de la recogida de basuras están sembrando de containers todas nuestras aceras y vías públicas. Esto, además de lo antihigiénico que resulta (todos sabemos que las bolsas de basura suelen rezumar diversos líquidos, los cuales resultan un caldo de cultivo perfecto para las, bacterias), supone un estorbo para la vista y el olfato de los viandantes. No nos parece justificado el motivo que argumentan los encargados de la recogida de basuras, quienes afirman facilitar y acelerar así la recogida. Está claro que las bolsas en las aceras tampoco son nada agradables, pero éstas sólo permanecen allí un reducido espacio de tiempo, mientras que con los grandes receptores hay que ver y oler las bolsas durante horas o días. Una cuestión complementaria: ¿por qué sólo encontramos estos containers en las zonas menos céntricas de las ciudades? ¿No será que existen ciudadanos de primera y de segunda? /

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 1983