Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

140 alcaldes comunistas estudian la política municipal del Gobierno

Como "un golpe de Estado a la autonomía municipal" calificó ayer el alcalde de Córdoba, Julio Anguita, la política del Gobierno en materia de administración local, a la vista del anteproyecto de ley básica, de la ley de Saneamiento de las Haciendas Locales y de los Presupuestos Generales del Estado para 1984, en los que se reducen sustancialmente las ayudas financieras a los ayuntamientos. Anguita hizo esta afirmación en un descanso de la reunión de 140 alcaldes comunistas que desde ayer estudian en Madrid los temas relacionados con la autonomía política y financiera de los ayuntamientos.

"El PSOE se ha situado en el lado opuesto a la política municipalista que preconizó cuando estaba en la oposición", declaró a este periódico el único alcalde comunista de capital de provincia. "De su defensa a ultranza de la potenciación de la autonomía política financiera de los ayuntamientos ha pasado a hacer una política municipal que ha desbordado por la derecha a UCD".Anguita estima que ciertos aspectos del anteproyecto de la ley Básica de Régimen Local, que en breve va a remitir el Gobierno a las Cortes, rozan la inconstitucionalidad, y muy especialmente cita el artículo 56, en el que se establece que "el órgano superior de las comunidades autónomas, previo dictamen del Consejo de Estado, puede decretar la disolución de los ayuntamientos y diputaciones en el supuesto de gestión gravemente dañosa para los intereses supralocales".

El alcalde de Córdoba está básicamente satisfecho con las competencias que la mencionada ley confiere a las entidades locales, "pero el problema", matiza acto seguido, "es que no vamos a tener dinero para afrontar esos servicios como no queramos endeudarnos o abrasar a impuestos a los ciudadanos".

"El año próximo", añade, "con la reducción en los Presupuestos Generales del Estado al 7,21% de la participación de las corporaciones locales en los ingresos generales del Estado, con destino al Fondo Nacional de Cooperación Municipal -que se situaba en 1983 en el 8%- y la reducción drástica de las partidas destinadas a enjugar los déficit acumulados hasta 1982, vamos a contar con menos dinero que en 1981 Esta política del Gobierno convertirá en tercermundistas a los ayuntamientos españoles".

Considera Julio Anguita intolerable que el reparto del 25% del Fondo Nacional de Cooperación Municipal se haga según el esfuerzo fiscal de las corporaciones locales. "Es decir", matiza el alcalde de Córdoba, "que vamos a pagar esos nuevos servicios que nos reconoce la ley básica aumentando los impuestos a nuestros administrados".

Duras críticas hace también Julio Anguita a la ley de Saneamiento de las Haciendas Locales. "Es grave que a tal fin únicamente se destinen 35.000 millones en los Presupuestos Generales del Estado para 1984", señala Anguita, "pero es más grave aún qué la ley de Saneamiento de las Haciendas Locales establezca la congelación salarial y de plantillas para los ayuntamientos que quieran acogerse a la liquidación de sus déficit".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de septiembre de 1983

Más información

  • Anguita critica las últimas medidas socialistas