Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GRAVES INUNDACIONES EN EL NORTE DE ESPAÑA

Encontrados los cadáveres de los cuatro guardias civiles desaparecidos en Llodio

Los cadáveres de dos miembros de la Guardia Civil desaparecidos en Llodio (Álava) el pasado sábado fueron encontrados ayer entre el lodo y las aguas que cubrían las calles y los alrededores de la localidad alavesa. Con estos hallazgos ayer se confirmó que son cuatro los guardias civiles fallecidos en Llodio durante los trabajos de ayuda a las poblaciones afectadas por la tormenta. Los fallecidos son el teniente Alejo García García, de 47 años, y los. guardias Miguel Salgado Peña, de 23; Luis Postigo Cabello, natural de Málaga y destinado en el puesto de Laguardiá (Álava), y Pedro Narbona Bustamante. Los cuatro agentes viajaban en un vehículo todo terreno de la Guardia Civil, junto a la joven de 16 años Araceli Pozo Caño, también fallecida, a la que, al parecer, intentaban trasladar a un lugar seguro para defenderse de la riada. El vehículo, sin embargo, fue arrastrado por la corriente y acabó hundiéndose en el agua. El de Miguel Salgado fue el primer cadáver encontrado, concretamente a tres kilómetros de Llodio. El de Postigo apareció a unos 100 metros del ayuntamiento de la localidad y el de Narbona también fue localizado, al igual que el cuerpo de la joven, en Llodio. Respecto al teniente, su cuerpo sin vida fue encontrado sin la guerrera, alejado de la localidad alavesa, ya en la provincia de Vizcaya, informaron fuentes de la Guardia Civil. El director accidental del cuerpo, general Francisco Javier Cereceda, que se encuentra en el País Vasco desde el pasado sábado, declaró ayer a Efe que "la Guardia Civil sirve a todos los españoles sin distinción de regiones". "Nuestros cuarteles, las familias de los guardias, han repartido con los damnificados de los pueblos su comida, su habitación y su bienestar, sin preguntarles cuál era su pensamiento o idelogía", precisó el general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 1983