Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garantías de seguridad personal para los opositores filipinos en EE UU

El Departamento de Estado norteamericano ha emitido una declaración en la que afirma que "el Gobierno se compromete a tomar todas las medidas necesarias para detener el acoso y la intimidación de personas en EE UU por agentes de Gobiernos extranjeros. La nota sigue a la revelación de que el Gobierno estadounidense interceptó mensajes de Manila en los que se ordenaba a agentes filipinos en EE UU la persecución de opositores al régimen dictatorial de Ferdinand Marcos.

Los mensajes comenzaron a ser interceptados en tiempos del presidente Carter -según han asegurado funcionarios del Departamento de Estado-, y ya entonces se ordenó al FBI que investigara el asunto. Un informe del espionaje militar hecho público el miércoles en Washington considera que la vigilancia e intimidación de oponentes a Marcos ha continuado.

El Departamento de Estado afirma que ha informado de su decisión de mantener la ley "a otros Gobiernos", referencia evidente al de Filipinas, donde el reciente asesinato del líder opositor Benigno Aquino ha colocado contra las cuerdas al presidente Marcos.

Estudiantes universitarios de Manila realizaron ayer una marcha pacífica para protestar por el asesinato. Simultáneamente, han iniciado una huelga para exigir del Gobierno "la formación de una comisión imparcial que investigue las misteriosas circunstancias" que rodearon el crimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 1983