Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El superpetrolero español 'Castillo de Bellver' arde frente a las costas de Suráfrica y provoca una gigantesca 'marea negra'

"Tenemos fuego a bordo. Por favor, ayuden". Con este lacónico mensaje los 34 tripulantes masculinos y dos mujeres familiares, todos españoles, que viajaban en el superpetrolero Castillo de Bellver recibieron la orden de abandonar el buque en medio de las llamas que desde los tanques cargados de crudo se iban acercando al puente y a los camarotes. Eran las 23.48 del viernes y el mayor petrolero de la Empresa Nacional Elcano (EN E), con 250.000 toneladas de oro negro a bordo se encontraba a 65 millas al noroeste de Ciudad de El Cabo (Suráfrica). 24 horas más tarde todos los pasajeros, menos tres, se encontraban sanos y salvos en puerto surafricano, pero una marea negra de 40.000 toneladas de petróleo amenazaba las costas de El Cabo.

El agente de la compañía en Ciudad de El Cabo, Ángel Tordesillas, manifestó anoche a Radio Nacional de España que los tres desaparecidos son el jefe de máquinas, José Pérez Alcántara, y los maquinistas Alfonso Bandín y José Hueto, sobre los que existen muy pocas posibilidades de encontrarles con vida, según Tordesillas. A última hora de ayer se seguía rastreando la zona, azotada por vientos con fuerza cinco.A las 02.00 del sábado (Suráfrica y España tienen la misma hora), el oficial de guardia en la estación de radio de Pozuelo, la emisora de onda corta que mantiene contacto con todos los buques españoles en el mar, recibía de las autoridades de El Cabo la primera comunicación del siniestro. Pedro Sancho, presidente y director general de Elcano; Luis Lomo, director de planificación, y José Manuel Rodríguez Gancedo, director del área de flota, recibían la noticia y se ponían inmediatamente en contacto con el agente de la naviera en Suráfrica y a atender los detalles del auxilio y a tranquilizar a los familiares de la tripulación.

La circunstancia de que el pesquero Harvest Carina, de la filial surafrícana de Pescanova, se encontrara en las cercanías del petrolero español ha salvado pos¡blemente la vida de al menos 31 tripulantes, que fueron recogidos desde las lanchas de salvamento poco despues de las 4.30 del sába do. Entre los 31 se encontraban el capitán del Castillo de Bellver, Alfonso Civera Álvarez de Seara, de 54 años, y las dos mujeres, esposas de dos de los oficiales.

Dos tripulantes fueron rescatados desde el puente del petrolero por un helicóptero y un tercero fue recogido del mar por un buque mercante, también en las cercanías. Nada más conocerse el siniestro en Ciudad de El Cabo, las autoridades de salvamento enviaron tres remolcadores y un helicóptero al lugar.

Los 31 tripulantes salvados por el pesquero Carina llegaron anoche al puerto surafricano de Falkdala Bay. Las autoridades surafricanas enviaron cinco buques equipados con productos químicos anticontaminantes al lugar donde se encuentra el petrolero español para tratar de impedir que la marea negra, que tiene unas 20 millas de largo (36 kilómetros) por cuatro de ancho (7,2 kilómetros), se aproxime a la costa. Otros dos barcos del servicio contra incendios lograron apagar el fuego de la zona de proa del buque español, que se partió en dos mitades pocas horas después del incendio. El Gobierno surafricano está pensando enviar también dos buques de guerra a la zona para ayudar en las tareas de control de la marea negra.

El Castillo de Bellver, el mayor de los cinco petroleros que posee la empresa del Instituto Nacional de Industria, con un peso muerto de 271.000 toneladas, había cargado sus tanques de crudo el pasado 20 de julio (137.500 toneladas en Jebeldhana y 112.500 toneladas en Zirju Island, dos puertos de los Emiratos Árabes) y se dirigía por la ruta de El Cabo hacia Cartagena, donde pensaba entregar a Enpetrol el cargamento para el próximo día 21 de agosto.

Causas desconocidas

Por causas que la naviera desconoce de momento, y que saldrán a la luz en cuanto se entreviste a la tripulación y se haga una inspección in situ -si se evita el hundimiento del buque-, poco antes de la medianoche del viernes, y cuando el superpetrolero se encontraba exactamente a 33 grados 31 minutos sur de latitud y 17 grados 06 minutos este de longitud, se inició un incen.dio que se propagó rápidarnente de proa a popa, afectando a los tanques centrales que iban completarnente cargados de crudo. Otra versión no confirmada asegura que el fuego se inició en las cabirias de popa y se extendió hacia proa. La empresa Elcano envió ayer a dos de sus inspectores a Suráfrica, que, junto con los de las dos empresas aseguradoras, la española Musini, del INI, y la Britania Club, se encargarán de las investigaciones del siniestro.

El navío tiene cubierto el riesgo por los dos seguros e incluso la Britania Club se hace cargo de los daños que pueda producir la marea negra resultante del accidente. El presidente de ENE, Pedro Sancho, calificó ayer de "peligro serio" de contaminación para las costas de Ciudad de El Cabo el petróleo derramado por el buque que no se consumió en el incendio y que avanza a una velocidad de una milla y media por hora hacia la costa. Las autoridades de Ciudad de El Cabo calculan que el petróleo que forma la marea negra asciende a unas 40.000 toneladas.

Pedro Sancho dijo ayer en conferencia de prensa que el accidente es el mayor en pérdidas materiales que ha tenido Elcano, informa Juan Roldán. El Castillo de Bellver fue construido en la factoría de Puerto Real, en Cadiz, en 1978 y costó 2.700 millones de pesetas. Es el primero en tamaño y capacidad de los que posee la naviera del INI y la mercancía era propiedad de la empresa nacional Enpetrol. Elcano ha sufrido la pérdida de otros dos petroleros, el Castillo de Montjuic y el Elcano en 1972, ambos en el Atlántico. El Castillo de Bellver era un superpetrolero con una eslora total de 334 metros, una manga de 55 y un puntal de 27 metros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de agosto de 1983

Más información

  • Tres de sus 34 tripulantes son dados por desaparecidos