Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávarri filma 'Las bicicletas son para el verano'

Todo, desde el principio, hace suponer que la versión cinematográfica de Las bicicletas son para el verano, de Fernando Fernán Gómez, va a ser una producción fuera de lo habitual en nuestro cine. Desde el pressbook -ese folleto explicativo que los de aquí, generalmente, copian del modelo norteamericano- hasta el ambiente de la reunión que, anteanoche, sirvió para anunciar la inmediata filmación.

Lugar donde se dio la copa, una auténtica casa vecinal madrileña, de las de antes, cercana a la bellísima plaza de la Paja. Material humano, la casi totalidad del reparto, que es de lujo: Agustín González, Amparo Soler Leal, Victoria Abril, Alicia Hermida Carlos Tristancho, Marisa Paredes, Laura del Sol -la Carmen de Saura-, Imanol Arias, Patricia Adriani, Guillermo Marín, Aurora Redondo..., más el productor, Alfredo Matas y, por supuesto, el realizador, Jaime Chávarri, que circulaba entre los asistentes con un aire más beatífico que nunca. Por su parte, Fernando Fernán Gómez recibía trato de figura estelar.La película va a costar algo así como 90 millones de pesetas, y ya está comprometida para su distribución mundial, lo cual es algo casi tan milagroso como lograr un acuerdo en la Conferencia de Madrid. Por otra parte, el éxito comercial del filme, dado el obtenido previamente por la obra teatral, parece garantizado.

Miel sobre hojuelas, pues. Y melosos estaban todos los actores y actrices presentes, por mínimo que sea su papel en la película: saben que se trata de personajes inolvidables. En el cóctel de anteanoche se mostraban ya como criaturas de ficción, interpretando el papel de ser felices con lo que se les viene encima: una labor de prestigio. Casi todos iban de blanco -a lo Chejov en versión del Teatre Lliure- y transitaban, casi etéreos, por el patio de la vieja casona. Arriba, en la terraza, el alcalde, Tierno Galván, tomaba el fresco y se dejaba fotografiar.

Abajo, el ministro de Sanidad, Ernest Lluch, se mecía entre bellas como Cristina Marsillach y famosos como el pintor Torrens Lladó, creador del delicado dibujo que ilustra la portada del pressbook, y que es, según ha informado en su día este periódico, uno de los favoritos de Carolina de Mónaco.

Lola Salvador Maldonado, autora del guión, no estuvo presente, por hallarse en Estados Unidos, pero dejó a una hija suya en calidad de relaciones públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 1983